PGOU

Chandiramani tranquiliza a los vecinos de Benzú y La Almadraba: “Sus viviendas están consolidadas”

Chandiramani tranquiliza a los vecinos de Benzú y La Almadraba: “Sus viviendas están consolidadas”
Kissy Chandiramani.
Kissy Chandiramani.  

El presidente Juan Vivas fue el encargado de acotar lo que la consejera de Fomento, Kissy Chandiramani, que no era el debate del Plan General de Ordenación Urbana, sino solo una interpelación. Al final ni una cosa ni casi la otra. Ni se debatió el PGOU ni la consejera de Fomento, Kissy Chandiramani, no aclaró si el PGOU aún tiene la memoria económica de 2020, ni qué pasará con la suspensión de licencias de obras y solo ha aclarado el futuro de las barriadas de Benzú y La Almadraba.

“Los vecinos de Benzú y La Almadraba pueden estar tranquilos, sus viviendas están consolidadas”, tranquilizaba Chandiramani. Nada en cambio sobre la memoria económica. “La memoria económica de Plan General es esencial  y se elaboró en 2010 y estamos ya en 2019, una década después. Está obsoleta, no sirve”, denuncia Mohamed Alí, portavoz de Caballas, que reprochó a la Ciudad un informe de género que “estigmatiza” a las mujeres o la indefinición respecto a la suspensión de las licencias.

Pero en especial, el portavoz de Caballas afeó una vez más el retraso del proyecto, pese a los reiterados anuncios de su presentación en Pleno: “Cada 15 días el Gobierno anuncia que va a probar el PGOU, algo que viene haciendo desde 2008. Han transcurrido 11 años y seguimos sin PGOU con las consecuencias que ello acarea, aquí no podrá defender que aquí  no hay retraso cono en las obras de Tragsa.

Chandiramani asegura que el nuevo PGOU está solo a falta del informe de Transición Ecológica por lo que podría llevarse a Pleno en el mes de diciembre, para lo que pide el “consenso de todos”. Un voto, el del PSOE, podría tenerlo asegurado, por lo que Mohamed Alí  apeló  los socialistas que “no den carta blanca al Gobierno con este PGOU”. “Es un documento clave y no se puede traer de forma impresentable para su aprobación”, zanja.

Mohamed Alí recordó además la injerencia del Ministerio de Defensa, que no renuncia l carácter “oneroso” de sus relaciones con la Ciudad –“hemos pagado 11 millones por el Brull”, apunta- .