LA ESPERANZA, PARA PRIMERA ACOGIDA

La Ciudad busca espacio para un Centro de Menores provisional hasta que se construya otro

La Ciudad busca espacio para un Centro de Menores provisional hasta que se construya otro
La idea del Ejecutivo es dejar en 'La Esperanza' solo al colectivo de menores foráneos de primera acogida.
La idea del Ejecutivo es dejar en 'La Esperanza' solo al colectivo de menores foráneos de primera acogida.  

Un año después de que el Obispado y el Ministerio de Defensa le diese con la puerta en las narices pese a la tan cacareada colaboración institucional, el Gobierno de la Ciudad ha empezado a explorar de nuevo la búsqueda de algún inmueble susceptible de convertirse temporalmente en Centro de Realojo Temporal de menores migrantes extranjeros solos con el objetivo de dejar en 'La Esperanza' solo al colectivo de primera acogida, los jóvenes que acaban de quedar bajo la tutela de la Administración.

Esa es una de las líneas de trabajo que la vicepresidenta del Ejecutivo local, Mabel Deu, ha expuesto esta semana a la oposición en la reunión constituyente de una Comisión Informativa Especial concebida con la vocación de llevar por la senda del “consenso” la gestión del Área de Menores.

La jefa de Menores, Toñi Palomo, y el director del Centro de Realojo Temporal de ‘La Esperanza’, el que padece con mayor intensidad el incremento del número de niños y adolescentes migrantes solos que llegan a la ciudad, actualmente con 305 jóvenes varones marroquíes acogidos, se encargaron de exponer a los representantes políticos su perspectiva técnica sobre el asunto, que se ha acordado intentar dejar “fuera de la disputa política partidista”.

El Gobierno de Vivas mantiene su intención de involucrar al Estado todo lo posible, tanto para financiar la construcción de un nuevo centro (hay un proyecto de arquitectos municipales junto a la cárcel) como para insistir en la conveniencia de que aquellos menores cuyas familias sean localizadas puedan ser reagrupados con ellas en sus países de origen, fundamentalmente Marruecos.

Con unas elecciones generales a la vuelta de la esquina y un Gobierno en funciones durante meses, el Ejecutivo local espera que los próximos comicios permitan alumbrar un escenario de legislatura estable para “insistir” en ambos propósitos.

Mientras, la Ciudad se plantea soluciones “a medio plazo” que mejoren la situación actual. Una de ellas pasa por encontrar un inmueble o espacio que sirva para dejar en las plantas inferiores de ‘La Esperanza’, ya rehabilitadas por Tragsa, solo a los menores migrantes de primera atención, desplazando al resto, los más estabilizados bajo la tutela de la Administración, a otro espacio.

En paralelo y mientras se intenta consumar esta idea, la Ciudad ha dado continuidad al contrato de urgencia que ha permitido disponer de 60 plazas de acogida extra en los bajos del albergue de Hadu en módulos prefabricados.

Programas formativos

Además, el Consejo de Gobierno prevé aprobar en sus próximas reuniones la licitación de contratación de monitores para ofrecer a los jóvenes de ‘Punta Blanca’ formación en mantenimiento de edificios, alfabetización, informática y coordinación deportiva. En ‘La Esperanza’, de forma innovadora, también se incorporará personal para instruir a los menores allí albergados en mantenimiento de edificios y en materia deportiva, según han adelantado fuentes de la Administración.

Con estos proyectos se busca presentar a los niños y adolescentes foráneos tutelados por la Ciudad “alternativas de formación y ocio” que les atraigan y que propicien un mayor arraigo con la cobertura de la Administración, así como, pensando a medio y largo plazo, una inserción socio-laboral más viable, así como mejorar los indicadores de percepción social de inseguridad y conflictividad.