PLENO

La Ciudad se dota de una Ordenanza con sanciones más duras para "conseguir una Ceuta más limpia"

La Ciudad se dota de una Ordenanza con sanciones más duras para "conseguir una Ceuta más limpia"
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  

El Pleno de la Asamblea ha aprobado definitivamente este miércoles con los votos a favor del PP y Vox tras más de dos años de tramitación la nueva Ordenanza de Limpieza Pública y Gestión de Residuos de la ciudad, un texto “amplio y complejo” que multiplicará por diez las sanciones previstas para comportamientos incívicos como, por ejemplo, no “impedir” o, en su caso, “recoger” y limpiar, las deposiciones sólidas o líquidas de las mascotas, que llegarán hasta 1.500 euros y que hasta ahora no podían pasar de 150,25.

El texto, según ha puesto de relieve la consejera de Medio Ambiente, Kissy Chandiramani, incorpora “todas” las novedades legislativas en la materia e incluye un punto, el artículo 4, con “definiciones concretas” que “detallan conceptos fundamentales de forma pedagógica para evitar dudas jurídicas en la tramitación de expedientes sobre puntos limpios, valorización o bolsas de plástico compostables y reutilizables”.

Para conseguir “el mejor resultado ambiental”, la norma prevé aplicar una jerarquía en la gestión de residuos por el siguiente orden de prioridad: prevención, preparación para la reutilización, reciclado, valorización y eliminación. Chandiramani se ha congratulado porque, entre otras cosas, la nueva Ordenanza incide en las actuaciones subsidiarias para mejorar el estado de la ciudad y combate actuaciones incívicas de todo tipo como las pintadas en la vía pública.

También se abre la puerta a que “cualquier persona” pueda presentar denuncias o poner en conocimiento de la Ciudad “la existencia de un determinado hecho que pueda ser constitutivo de una infracción” con, “cuando sea posible, la identificación de las personas presuntamente responsables”.

kissy chandiramani pp ali

Las infracciones leves se sancionarán con entre 100 y 750 euros. Las graves, con entre 750,01 y 1.500 y las muy graves, desde 1.500,01 hasta 3.000. Entre las primeras se cuenta “no depositar en las papeleras los residuos sólidos de tamaño pequeño”, “sacudir ropas y alfombras desde balcones” o “depositar residuos voluminosos (muebles, enseres, electrodomésticos…) en la vía pública sin que se haya solicitado el servicio de recogida de los mismos”.

Grave se considerará “el abandono de vehículos en la vía pública”, “no separar o mezclar los residuos que se depositen en los contenedores cuando esté establecida la modalidad de recogida selectiva para determinados residuos” o “la no recogida de los excrementos de los animales por sus propietarios o acompañantes”, así como darles de comer en la vía pública. Como falta muy grave se tipifica, por ejemplo, “ensuciar la vía pública como consecuencia de actos vandálicos contra el mobiliario del servicio de limpieza”.

PSOE, MDyC y Caballas, críticos con el Gobierno

El portavoz socialista, Manuel Hernández, ha lamentado durante su intervención que la nueva Ordenanza “llega muy tarde, deja sin contestar muchas preguntas y corre el riesgo de quedar como una bonita declaración de principios si no se acompaña de otras herramientas para su correcta ejecución”. Vox se ha mostrado de acuerdo con la elevación de las sanciones previstas y Verdejo ha reclamado campañas de concienciación y sensibilización hacia la ciudadanía “en pro de la limpieza de Ceuta”.

Fatima Hamed (MDyC) ha afeado al Gobierno de Vivas su “poca implicación” en materia medioambiental y ha reprochado al PP su nula voluntad de consenso alrededor de un texto que, a su juicio, "nace muerto". “Se ha terminado imponiendo una Ordenanza que llega con retraso y cuyo articulado nace caduco”, ha lamentado. Mohamed Ali, de Caballas que se ha abstenido, ha “cuestionado” el “excesivo carácter sancionador” del documento y ha cuestionado la “eficacia” de trasladar a los padres las multas que recaigan sobre menores.

El portavoz de Vox ha llegado a lamentar que el resto de la oposición parece “quejarse de vicio” y, en las antípodas de Ali, se ha mostrado partidario de “tocarles el bolsillo” a los progenitores de los jóvenes incívicos.

La consejera ha dejado claro que el régimen sancionador “no tiene ningún fin recaudatorio” y que el objetivo último de la Ordenanza solo es uno: “Conseguir una ciudad más limpia”. El PSOE ha incidido en que la ambiental "es una asignatura pendiente para este Gobierno de por vida" y Ali ha acusado al Ejecutivo de ir "a la yugular del ciudadano". "Cuando los responsables son empresas o Defensa los expedientes van al cajón", ha protestado para disgusto de Chandiramani, que lo ha negado y ha aseverado que tal cosa "sería delito".

La Ciudad se dota de una Ordenanza con sanciones más duras para "conseguir una Ceuta más limpia"