"LA PARTIIDA NO ESTÁ AGOTADA"

La Ciudad rebate a Caballas: no hay recorte en las ayudas de Cultura a la comunidad musulmana

La Ciudad rebate a Caballas: no hay recorte en las ayudas de Cultura a la comunidad musulmana
Musal-la del Eid Al Fitr 2017.
Musal-la del Eid Al Fitr 2017.  

El Gobierno de Ceuta niega tajantemente que se hayan recortado las ayudas de la Consejería de Cultura a los programas socioculturales de la comunidad islámica de Ceuta, cuya partida presupuestaria, de alrededor de 104.000 euros es similar a la de 2016. Una partida que, subrayan, no es nominativa, como sostiene el líder de Caballas Mohamed Alí, sino en régimen de concurrencia competitiva y una comisión técnica integrada por funcionarios, adjudica las subvenciones.

En esta edición la partida no se ha agotado, admiten desde la Ciudad y se han otorgado subvenciones a ocho entidades con otros tantos programas por un total de 47.000 euros. Paloma Blanca, Digmun, Sibila, Intercultura, Luna Blanca, Fundación Cultural Abdelmalik Saadi, Comunidad Islámica de Ceuta Al Bujari y Asociación Cultural “As Husna” fueron las asociaciones beneficiarias con programas orientados a la comunidad islámica.

Otras tres entidades particulares solicitantes fueron rechazadas: Beatriz Cano, con taller de habilidades sociales para adolescentes, que renunció a la subvención otorgada, al igual que Interservicios con su propuesta de curso de alfabetización digital y empoderamiento de las mujeres de la comunidad islámica. Por otro lado, la Central Internacional de Servicios y Asesoramiento con un curso de asesoramiento de la empleabilidad de la comunidad islámica.y Al-idrissi, con un proyecto sociocultural y educativo, fueron rechazadas por no ajustarse a las bases reguladoras.

Desde la Ciudad insisten ademas en que Caballas hablan de “recorte en las ayudas a la comunidad islámica” cuando se trata solo del programa de subvenciones a iniciativas culturales de la Consejería de Educación y Cultura, y no de las subvenciones nominativas a asociaciones islámicas, como es el caso de Al Idrissi o Intercultura, que reciben 70.000 euros cada una.