FOMENTO

La Ciudad solo encargará ahora obras a Tragsa de forma "excepcional", pero no anulará encomiendas

La Ciudad solo encargará ahora obras a Tragsa de forma "excepcional", pero no anulará encomiendas
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  

Los años de Tragsa como adjudicataria a dedo de las grandes obras públicas financiadas por la Ciudad Autónoma se han acabado. No solo por la última resolución del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales del Ministerio de Hacienda que considera que "no es admisible" que se le encarguen obras "en zonas o núcleos urbanos, como empresa constructora del sector público estatal, autonómica y provincial, en claro detrimento de la competencia", tal y como ha sucedido en Gran Vía, Miramar, etcétera.

Fuentes del Ejecutivo local han remarcado tras conocerse, a través de Caballas, dicha advertencia, que el criterio esbozado por Juan Vivas durante la campaña electoral en RTVCE en respuesta a Ceutaldia.com se va a cumplir: "La próxima legislatura será algo excepcional recurrir a Tragsa porque ya tenemos el plan de inversiones hecho, hay muchos anteproyectos realizados y ya estamos entrenados para tener agilidad en la contratación", argumentó el entonces candidato a la Presidencia.

Según Vivas, si durante casi dos años se lo dio casi todo a Tragsa (medio centenar de encargos por cerca de 60 millones de euros de presupuesto, según las estimaciones de Julio Azuara) fue porque "nos encontramos con una nueva Ley de Contratos del Sector Público, con proyectos que podían atender necesidades manifiestas de los ciudadanos y con la posibilidad de reactivar la inversión pública y la generación de renta".

"Nos encontramos", insistió el presidente, "nuevos mecanismos para adjudicar las distintas obras: ha habido una verdadera revolución en el ámbito de la contratación pública y no estábamos entrenados para adaptarnos con rapidez". Por eso optó, según su versión, por "un recurso legal como medio propio que además confirmaba nuestro carácter autonómico".

Fue, eso sí, "un momento circunstancial". "Lo hicimos, pero hay casi 120 millones de obras en curso y la próxima legislatura esa no será la tónica", resumió Vivas, que también defendió que "Tragsa no me ha decepcionado" porque "las desviaciones temporales" en obras como las de la Gran Vía o la pasarela de Miramar "están justificadas por los servicios técnicos".

Fuentes del Ejecutivo local han dejado claro este martes que no se va a anular ninguna de las encomiendas adjudicadas, entre otras cosas porque todas están ya iniciadas.

encomiendas tragsa