Ciudadanos quiere que la reforma constitucional permita a Ceuta elegir dos diputados en lugar de uno


Ciudadanos quiere que la reforma constitucional permita a Ceuta elegir dos diputados en lugar de uno

- La formación naranja, que tendrá a Abdelmalik Mohamed como candidato al Congreso, aboga por equiparar la representación de la ciudad a la de la provincia menos poblada, Soria

- Los cambios planteados en 2006 por el PSOE, un "buen punto de partida" para Rajoy, afectan a la "consagración" de Ceuta como Ciudad Autónoma

Ciudadanos (C's) de Ceuta aspira a que la reforma de la Constitución que Mariano Rajoy ha asegurado estar dispuesto a abordar durante la próxima legislatura y que los de Albert Rivera contemplarán en su programa para los próximos comicios generales sirva para cambiar las disposiciones de la Carta Marga que actualmente solo permiten a la ciudad autónoma elegir a un diputado en el Congreso y a dos parlamentarios en el Senado.

La formación naranja, que tendrá a Abdelmalik Mohamed como candidato al escaño caballa en la Cámara Baja, propondrá al Pleno de la Asamblea autonómica que inste al Gobierno de la Nación a “adaptar a la realidad social conforme al estatus que merecen Ceuta y Melilla” el texto de la Constitución para que Ceuta, con cerca de 85.000 habitantes según el último censo poblacional del INE, pueda escoger “dos diputados como Soria, la provincia menos poblada de España, que cuenta con 92.221 residentes”.

La Constitución establece actualmente que “la circunscripción electoral es la provincia” y que “las poblaciones de Ceuta y Melilla estarán representadas cada una de ellas por un diputado” que durante la presente legislatura es Francisco Márquez.

Igualmente, dispone que “la ley distribuirá el número total de diputados, asignando una representación mínima inicial a cada circunscripción y distribuyendo los demás en proporción a la población". Además, estipula que “las poblaciones de Ceuta y Melilla elegirán cada una de ellas dos senadores".

En 2006 el Consejo de Estado emitió, a instancias del Gobierno de Zapatero, un informe sobre una posible reforma de la Constitución con cuatro puntos: el fin de la prevalencia del varón sobre la mujer en la sucesión a la Corona, recoger el hecho de la integración europea de España, la reforma del Senado, y la inclusión de los nombres de las comunidades autónomas en el texto legal.

El supremo órgano consultivo entendió que sería necesario añadir, en lo tocante a la Cámara Alta, “una regla especial” para las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla con respecto a las Comunidades Autónomas.“La alternativa principal en este punto radica”, expuso, “entre atribuir su designación a la Asamblea o prever su elección directa por la población”. “Al no apreciarse aquí razones para cambiar el sistema vigente, teniendo en cuenta que las Asambleas de Ceuta y Melilla no son, en rigor, órganos legislativos, y dada la mayor virtualidad que el principio democrático tiene en la elección directa, debe ser esta la opción propuesta”, concluyó tas asumir que no habría justificación alguna para que “los vecinos de Ceuta y Melilla no han de ser los únicos de todo el territorio nacional que no participen directamente en la elección de Senadores”.

En lo tocante a su inclusión como Autonomías en la Carta Magna planteó dos posibilidades: una que no destacaría “la profunda  diferencia existente entre las Comunidades y las Ciudades Autónomas, de una parte, y los entes locales, de la otra”, con este texto: “España se organiza territorialmente en municipios, provincias, Comunidades Autónomas y Ciudades Autónomas. Todas estas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses”.

La otra pasaría por cambiar tanto el artículo 137 como el 143, que en un tercer apartado recogería literalmente que “Ceuta y Melilla son Ciudades Autónomas”. Para mantener  abierta la posibilidad de su transformación en Comunidades Autónomas, como ahora prevé la Disposición Transitoria V, apuntó que la “consagración” explícita de la existencia de Ceuta y de Melilla como Ciudades Autónomas requerería, para elevar su rango institucional, “además de las condiciones que se quieran establecer, la puesta en práctica del procedimiento previsto para la reforma de la Constitución”.