COMPATIBILIDAD

El consejero de Sanidad pide compaginar su cargo con dedicar 10 horas semanales a su consulta privada

El consejero de Sanidad pide compaginar su cargo con dedicar 10 horas semanales a su consulta privada
Guerrero, durante una comparecencia.
Guerrero, durante una comparecencia.  

El consejero de Sanidad, Javier Guerrero, quiere compaginar el ejercicio de ese cargo con su consulta médica privada, concretamente para dedicarle a esta última las tardes de los lunes y los martes y disponer de dos horas adicionales para atender "urgencias". Su compañero Alberto Gaitán someterá el asunto a debate en una Comisión Informativa de Hacienda el jueves de la próxima semana.

Su intención es dar luz verde a la petición de Guerrero para ejercer como médico los lunes y martes de 16.30 a 20.30 horas (ocho horas semanales no coincidentes con el horario de 8.00 a 15.00 “de funcionamiento de las oficinas en la Administración) y “esporádicamente” dos horas adicionales durante el resto de la semana para atender “casos de urgencia”.

Especialista en gastroenterología, el consejero ejercía hasta que fue nombrado consejero (la legislatura anterior, como el resto de médicos del Grupo Popular, solo era diputado) tanto en el Hospital como en su consulta privada en régimen de autónomo. En su solicitud de compatibilidad afirma que volver a su negocio particular no interferiría “en absoluto” con su responsabilidad política.

Las retribuciones de un consejero rondan los 50.500 euros brutos al año, aunque en el caso de quienes son funcionarios suman indemnización por residencia y trienios.

Al margen de sus circunstancias personales, Guerrero alega que “en Ceuta existen carencia asistenciales importantes en determinadas especialidades facultativas, entre ellas la de gastroenterología”. A tal efecto cita al presidente del Colegio de Médicos en el sentido de que “es complicado mantener especialistas” en la ciudad y de que “más de 50 se han ido en los últimos tres años”. A juicio del consejero “el desempeño de la profesión de atención médica a pacientes en la especialidad no tiene su razón en los asuntos que son competencia de la Consejería”.

El Colegio de Médicos ha emitido un informe en el que, a la luz de sus normas estatutarias y deontológicas vigentes, concluye que por su parte “no existe objeción” para que desempeñe ambas funciones.

El Reglamento del Consejo de Gobierno estipula que “el desempeño del cargo de consejero y viceconsejero se efectuará con plena dedicación y en exclusiva” y que “será incompatible con el ejercicio de toda actividad laboral y/o profesional, y con el desempeño de funciones ejecutivas en sociedades mercantiles privadas”. No obstante, contempla que dichos cargos pueden compaginarse “con el ejercicio de aquella actividad privada cuyo ejercicio no comprometa la imparcialidad o independencia del cargo en el ejercicio de su función”.

También establece que “la dedicación exclusiva de un consejero o viceconsejero exigirá la dedicación preferente del mismo a las tareas de su cargo, sin que otras ocupaciones marginales puedan causar detrimento a la realización de sus tareas”. En el caso de que estas tareas sean remuneradas, como es el caso de Guerrero, se requiere “una declaración formal de compatibilidad por parte de la Asamblea”.