FRONTERAS

Cosidó admite que “las concertinas no son ninguna solución” y pide más recursos humanos para la valla

Cosidó admite que “las concertinas no son ninguna solución” y pide más recursos humanos para la valla
Cosidó, Martínez y Mohamed, este martes, con varias ceutíes en una cafetería del centro.
Cosidó, Martínez y Mohamed, este martes, con varias ceutíes en una cafetería del centro.  

El ex director general de la Policía del Ministerio del Interior, Ignacio Cosidó (PP), ha señalado este martes en Ceuta que los polémicos alambres con cuchillas del vallado fronterizo, las controvertidas concertinas, “en sí no son ninguna solución” y que “lo que debemos tener es una frontera con los medios técnicos y, sobre todo, humanos necesarios para poder garantizar la seguridad”.

El portavoz del Grupo Popular en el Senado ha asegurado en declaraciones a los medios tras reunirse con representantes de las Fuerzas de Seguridad destinadas en la ciudad que “hay un consenso general sobre la necesidad de más efectivos” de la Guardia Civil y la Policía Nacional”, refuerzo que según ha alegado el PP no hizo porque “tuvimos que hacer frente a una situación de quiebra del país”.

No obstante, ha remarcado que “Ceuta y Melilla fueron siempre una prioridad máxima para los Gobiernos del PP y la seguridad de sus fronteras, una prioridad para Interior”. De hecho, ha destacado que “fuimos un modelo en toda Europa porque en un momento en el que llegaban millones de inmigrantes irregulares teníamos unas cifras en España absolutamente mínimas, pero el Gobierno de Sánchez convertirnos hoy en la principal puerta de entrada con una política errática, inconsistente que aquí se vivió con el salto más masivo y violento que ha tenido nunca la frontera”.

Preguntado por las concertinas que el Papa ha descrito como “lo más inhumano que hay”, Cosidó ha dicho que “las puso un Gobierno socialista” y que “en sí no son ninguna solución”. “Lo que tenemos que tener”, ha concretado, “es una frontera con los medios técnicos y, sobre todo, humanos necesarios para poder garantizar su seguridad, pero el flujo continuo de entrada de 'menas' [menores extranjeros no acompañados] demuestra su vulnerabilidad y que la cooperación con Marruecos debe mejorar”.

Según el político salmantino, "con los MENAs" existe una “preocupación especial” tras “multiplicarse por más de cuatro el número de ingresos en el Centro de Realojo, que mantiene un grado de ocupación muy alto soportando un flujo que no cesa y que demuestra la vulnerabilidad de nuestras fronteras y que la cooperación con Marruecos debe mejorar con el fin de dar una solución efectiva a un problema que preocupa en Ceuta y en toda España”.

"Cuando hablamos de la frontera de Ceuta hablamos del control de la inmigración irregular pero también de la seguridad de Ceuta y de España. Debe ser una prioridad máxima tanto en el Tarajal como en el Puerto, pero cuando vemos que el número de MENAs se ha multiplicado por cuatro es que algo está fallando en el control", ha insistido.