Cs exige al PP que cumpla su compromiso de regular los sueldos de los gerentes del sector público periférico

Imagen de algunos gerentes de empresas y organismos públicos.

Ciudadanos ha recordado este martes al Gobierno de Vivas, que parece tener memoria selectiva, el compromiso que adoptó en el Pleno tras la subida fallida del sueldo de Antonio Díaz cuando todavía estaba al frente de Amgevicesa para redactar un estudio de las retribuciones de esos altos cargos, actualmente dispares, y ordenarlas en base a algún criterio. Nada se ha hecho o nada se sabe al respecto.

Mientras, el caos y la descrecionalidad se expanden. Según Cudadanos, "como ya ocurrió Emvicesa", donde Doncel entró cobrando bastante más que lo que recibía Chandiramani y, antes, López, "ahora la historia se repite en la sociedad Amgevicesa, pues los tres últimos contratos de sus gerentes también son distintos".

La formación naranja ha explicado que el contrato para el nuevo gerente se presentó sujeto al Convenio Colectivo pese a tratarse de un contrato de alta dirección. "Tras el Consejo desapareció esa vinculación y pasó a estar regulado por el Estatuto de los Trabajadores, con lo que de hecho sería de hecho indefinido y con derecho a indemnización por despido", ha detallado Ciudadanos.

Para más inri, "en los dos contratos de Fernández Medina se incluyen los pluses de residencia y de actividad propios de la empresa privada mientras que en el del anterior gerente los conceptos eran de complemento de destino y complemento específicos, de aplicación a los funcionarios". "Algo parecido" ocurre con las pagas extraordinarias. 

Así las cosas, para Ciudadanos "en los contratos de los dos gerentes no queda clara la diferencia o las variaciones en las retribuciones que pueda haber entre uno y otro" y echa en falta "un modelo contractual único y unas retribuciones con criterio para los gerentes de las empresas municipales".  

Los de Karma Aomar entienden que los contratos de los gerentes "tendrían que regirse por criterios de transparencia, responsabilidad y eficiencia, teniendo en cuenta la productividad social y económica, así como por el número de trabajadores en plantilla de la sociedad" porque "el sistema actual es caprichoso y caótico y no corresponde con los criterios aplicables al gasto público".