Cs señala que sólo 96 de los 305 millones de ingresos de la Ciudad son propios

Javier Varga durante su intervención.

El de Ciudadanos cree que el Presupuesto General de la Ciudad presentado por el Gobierno adolce de marcar un rumbo y un futuro para la ciudad y su ciudadanía. Pone en solfa que los ingresos se han inflado y que el secto periférico de la ciudad sigue siendo desorbitado, hasta el punto que cada vez que alguien se aloja en las habitaciones del hotel municipal acaba costando dinero a todos los ceutíes

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea, Javier Varga, ha bajado al Gobierno de la Ciudad de la nube presupuestaria que defendió en su primer turno de palabra, la titular de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani, desmenuzando los datos macroeconómicos de las cuentas públicas que se debaten este viernes en el Pleno de la Asamblea. Así Varga ha destacado que de los 305 millones de euros que presupuestan como ingresos para el próximo 2018 sólo 96 son de generación propia, lo que deja una dependencia del Estado del 66 por ciento. Menos ingresos incluso, ha subrayado Varga, que lo que cuesta el capítulo I de los presupuestos, el que consigna el coste del personal de la Administración Local. “Tenemos un presupuesto con un 35 por ciento de autonomía, el resto nos llega de fuera”.

Varga además ha señalado además que el presupuesto se ha inflado en al menos 4 millones de euros de ingresos que no son reales puesto que se han realizado con proyecciones deformadas sobre los ingresos, basadas en incrementos por cambios en la normativa fiscal sobre servicios urbanísticos o proyecciones para recaudación por tasas que en lugar de tomar lo ingresado en los últimos 3 años se han basado en el último lustro tomando como referencia lo ingresado en 2012.

“Estos cálculos voluntariosos tienen una consecuencia inevitable, ingresos inexistentes darán lugar a gastos que no se podrán ejecutar. 4 millones sobre el papel nunca se ejecutarán. Es un engaño a la ciudadanía y una falta de respeto a esta Asamblea”, ha resumido Varga.

El de Ciudadanos ha señalado además que los ingresos reales por economía productiva marcan una realidad de desaceleración de actividad económica. Así se prevé recaudar 7 millones de euros sobre un total de 44 en IPSI por importanciones y 1,6 menos por Operaciones Interiores.

Varga ha recordado que el presupuesto de gasto sirve para decidir a dónde se quiere llevar la ciudad. Y ahí, Varga ha criticado que el Ejecutivo centre ese futuro a corto plazo en el ladrillo sin asomo alguno de una apuesta por las tecnologías de la comunicación que ya mandan en la vida real y en la económica. “¿Dónde está la inversión en nuevas tecnologías. La Ciudad sigue anclada en el cartapacio, el sello de caucho y el oficio por triplicado”, ha sintetizado irónico Varga.

“Para conseguir la digitalización completa de la administración autonómica e impulsar al resto de la ciudad no hay dinero. Un proyecto para Ceuta de la mano de las tecnologías que no se refleja en los presupuestos”, ha reprochado Varga.

Sector periférico

Buena parte de su intervención la ha dedicado Varga a meter el dedo en la yaga de un sector periférico de la Ciudad que no ha dudado en calificar de desorbitado. Un sector que según ha repasado el portavoz de Ciudadanos aporta a las arcas públicas 25 millones, de los 10,5 son de Acemsa y cuesta 75 a las arcas municipales.

Varga no ha dudado de calificar ese sector periférico de “inmenso” y lo ha comparado con el de Melilla. La ciudad hermana cuenta con sólo 6 entes periféricos: 4 empresas, un patronato de turismo y el consorcio de la UNED. En cambio Ceuta suma 17 entes territoriales: 10 sociedades, 5 organismos autónomos, una fundación y un consorcio.

En esa gestión Varga ha repasado que por ejemplo “Acemsa no cobra el 40 por ciento del agua que suministra lo que hace que el precio que pagamos todos los demás sea más elevado”.  O también ha dejado claro que los 2,5 millones que ingres el hotel municipal no alcanza: “El hotel no consigue que cuando un cliente se aloja en el sus habitaciones no tengamos los ceutíes que poner dinero”. Idem con el Parque Marítimo del Mediterráneo.

En ese sector periférico no ha dudado Varga en incluir a las Brigadas Verdes. 3,5 millones de euros de transferencias anuales. “Es la sexta empresa municipal por volumen. Fruto de un momento político que hay que dar por superado y cuya gestión y eficacia son continuamente cuestionadas por sus principales beneficiarios, las asociaciones de vecinos”.

Varga también ha criticado que Emvicesa sea una empresa casi sin actividad que en la práctica gestiona apenas un presupuesto de 300.000 euros o que la UNED acumule el 30 por ciento de su presupuesto en el pago de tutores.

Subvenciones nominativas

Varga ha hecho hincapié también en la red clientelar que el Gobioerno alimenta con más de un centenar de subvenciones directas nominativas: “No podemos aceptar ese reparto de dinero público a voluntad del Gobierno”. Y Varga ha pedido ampliar la incompatibilidad de percibir esas ayudas públicas de la ya introducida y que le ha costado el puesto por ejemplo al ex presidente de la Asociación de Familias Numerosas –no se puede recibir ayuda si hay un miembro del Gobierno en puestos directivos de las asociaciones-. Ciudadanos quiere que esa prohibición se haga extensiva a toda la Asamblea y que incluya a los cónyuges.

En su turno de réplica, Varga ha ido más lejos aún y ha pedido que esas subvenciones nominativas pase a gestionarse por la vía de la concurrencia competitiva: "Incentiven la concurrencia competitiva. Una cosa muy simple que se hace en todas partes". Pidiendo así al Gobierno que lo que hoy da a dedo salga a concurso.

Inversiones

Sólo 10 millones de inversiones proyectadas para 2018. Una cifra que Varga considera insuficiente y que además incluye obras que él lleva viendo desde que desembarcó en la Asamblea. “Es mi tercer presupuesto y siguen apareciendo cosas que estaban en el primero: paso elevado de Miramar, el puente de Arroyo Paneque o la pista de atletismo. O el Plan de Barriadas, mil veces mentado sin que a estas alturas haya empezado una sola obra” ha censurado Varga.

En el lado positivo Varga ha aplaudido la inclusión de 1,2 millones a petición suya para alcanzar la gratuidad de los libros de texto efectiva el próximo curso.

Pero en conclusión, Varga se ha preguntado al hilo de la principal herramienta para hacer y desarrollar políticas, los presupuestos generales de la Ciudad “¿qué queremos para Ceuta dentro de 10, 15 o 20 años? Este es el principal defecto de estos presupuestos. No llevan a Ceuta a ninguna dirección. Detrás de ellos no vemos ningún proyecto de futuro para nuestra ciudad. No vemos que llevan a Ceuta a ningún futuro ni que den futuro a los ceutíes”, ha concluido Varga.

Servicios Sociales y limpieza

En su réplica, Varga ha introducido otras cuestiones nuevas. Así ha criticado la "memoria extremadamente pobre para los retos y problemas que hay que afrontar" en lo referente a servicios sociales. "Les pediríamos dos cosas. La primera acercar el gasto a la necesidad. Es algo que en materia presupuestaria es algo deseable y materia ineludible. Sabiendo que por más dinero que se ponga en esta materia nunca se podrá cubrir las necesidades al cien por cien. Es imprescindible acometer medidas de reforma de esta área para que las ayudas lleguen a quien realmente lo necesite", ha pedido Varga.

El otro asunto es un lugar común de las críticas de la oposición y la ciudadanía en general a la gestión del Ejecutivo de Vivas: la limpieza. "El Contrato de limpieza, el gasto más elevado, 17 millones a los que habría que añadir otras cantidades importantes que van en la misma línea. ¿Cuál es el resultado? La mala limpieza de la ciudad, nuestros campos, acantilados, playas, resultado del elevado gasto que hace la ciudad y la cantidad de personas que dedican a esta área. Eficiencia del gasto muy por debajo de cero", ha criticado Varga.