FRONTERA

Cucurull: "Estoy dispuesto a quemarme por Ceuta"

Cucurull: "Estoy dispuesto a quemarme por Ceuta"
El delegado ha pedido "prudencia" al PSOE, que abrió el "agujero" del Biutz, en sus manifestaciones.
El delegado ha pedido "prudencia" al PSOE, que abrió el "agujero" del Biutz, en sus manifestaciones.  

Habitualmente breve, el delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull, ha dedicado este jueves más de media hora a contextualizar el "problema" de la frontera por el que lleva recibiendo tortas desde que llegó a la institución de la Plaza de los Reyes. Ante los periodistas, ha recordado que a él le ha tocado "coger la vela encendida cuando ya casi no queda cera" y ha asegurado que "estoy dispuesto a quemarme por Ceuta".

En rueda de prensa, ha ajustado cuentas con los "indocumentados" que le llaman "inepto" y con los partidos que "que han tenido responsabilidades de Gobierno" como el PSOE, al que ha reclamado "prudencia", y lanzan críticas que solo comprende cuando proceden de quien no ha llevado nunca los zapatos que ahora calza él como representante institucional. "Las soluciones sencillas a problemas complejos normalmente son falsas", ha recapitulado.

Después de toda una semana, la que lleva cerrada el 'Tarajal II' tras cuatro días abierto, "trabajando" con la Ciudad, las Fuerzas de Seguridad, los empresarios radicados junto a la frontera y los Ministerios del Interior y Asuntos Exteriores, Cucurull ha reiterado que "el origen" del problema está en la excepción del Tratado de Schengen que permite a los empadronados en la provincia de Tetuán con pasaporte en vigor entrar en la ciudad sin visado.

Por tanto, la solución definitiva ("el 'Tarajal II' no es ni será la panacea", ha advertido) debe venir, a su juicio, de una "regulación normativa" de esa excepcionalidad que apele a "motivos de seguridad para un territorio tan densamente poblado y de tan reducida superficie como este" frente a una población beneficiaria que ha pasado "de menos de 200.000 a más de un millón de habitantes". En paralelo, la Delegación aspira a acabar-regular de alguna forma el comercio del fardo dado que existen "serias dudas legales" sobre que se pueda prohibir a las personas cargar con bultos que les aplastan virtualmente y del "serio problema social" que podría generar actualmente en Marruecos su erradicación de golpe.

tarajal porteadora verticalLa experiencia de estos días en la frontera, por fin sin colas ni colapsos en la Carretera Nueva, le dan la razón, opina el delegado, en que el porteo lo distorsiona todo y en que el 'puente del Biutz', el "agujero en el perímetro" que abrió el PSOE hace doce años, no fue una decisión acertada. "Obligó a tener un grupo permanente de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional para organizar y canalizar los flujos en el interior de los polígonos, un espacio privado, y la creciente presión de porteadores derivó en avalanchas por la frontera para llevar por las tardes lo que no pasaba por las mañanas", ha argumentado.

Fue ante ese fenómeno, a principios de 2016, cuando fue a Madrid, planteó el tema y consiguió que "por primera vez" se destinase a Ceuta efectivos de los GRS de la Guardia Civil. "Hoy hay cinco Módulos de Intervención Rápida (MIR), unos cien agentes, aquí encargados del perímetro y el acceso a la frontera pero yo no les he trasladado de puesto porque antes ni siquiera estaban", ha recordado a quienes se lo han imputado.

Tras varios retrasos, los cuatro días que permaneció abierto el 'Tarajal II' fueron, a sus ojos, un éxito. No hubo conflictos ni en el paso fronterizo ni en las canalizaciones sobre suelo municipal (encomendadas a vigilantes de seguridad) ni en los viales que ordena la Policía Local, aunque sí "tensiones" en el interior de los polígonos, donde se ha exigido por escrito a los empresarios que contraten vigilancia y elaboren un plan de seguridad. La UIP no volverá a hacerles el trabajo porque ya no hay excusa legal (la existencia del Biutz) para justificar su presencia más allá de actuaciones puntuales, aunque esos policías seguirán por la zona y alrededores.

"Cada parte tiene que asumir su responsabilidad y la seguridad de las personas, que hasta ahora siempre ha sido la prioridad, debe continuar estando por encima de los intereses comerciales", ha resumido el delegado.