Cucurull toma las riendas de la Delegación con el deseo de "estar a la altura del desafío"


Cucurull toma las riendas de la Delegación con el deseo de "estar a la altura del desafío"

- El nuevo delegado ofrece "plena, leal y absoluta colaboración y cooperación" a la Ciudad Autónoma

- "Esta Delegación seguirá siendo una casa de puertas abiertas donde todos los ceutíes, de cualquier condición, podrán exponer abiertamente sus problemas", avanza

"Espero y deseo estar a la altura del desafío que el desempeño del cargo de delegado del Gobierno en Ceuta supone". Con esa declaración de intenciones para ser un faro de "ilusión y confianza en el futuro" ha tomado este lunes Nicolás Fernández Cucurull posesión de su nuevo cargo en la Plaza de los Reyes ante el presidente de la Ciudad y la vicepresidenta del Ejecutivo central, Soraya Sáenz de Santamaría, así como otras decenas de colaboradores, políticos y representantes de la sociedad ceutí.

El nuevo delegado ha iniciado su intervención "poniendo voz a un sentimiento que, estoy seguro, es compartido por todos en el día de hoy, y es el deseo de que este acto no se estuviera celebrando, porque eso significaría que Francisco Antonio González Pérez, mi amigo Paco, seguiría aún entre nosotros".

"Los que llevamos mucho tiempo dedicados a la vida pública, en mi caso 27 años, a veces con responsabilidades administrativas, y otras veces políticas", ha contextualizado el momento en el que vuelve a la primera línea de la política, "sabemos que no son buenos tiempos para el servicio público, porque las conductas inaceptables de algunos han extendido una mancha de sospecha y desconfianza sobre todos, en una buena parte de la sociedad española".

"Yo quiero afirmar con rotundidad", ha contrapuesto, "que no me he arrepentido nunca de haber optado voluntariamente por el servicio público; soy uno de los pocos de mi promoción universitaria cuya vida profesional ha estado vinculada permanentemente a esta actividad, ya que nada más salir de la facultad, en 1988, comencé a trabajar junto a Juan Vivas en un proyecto, nuevo entonces, una sociedad pública, PROCESA, cuyo objetivo era y sigue siendo el desarrollo económico y social de Ceuta".

Consciente de que quedan "pocos meses para el final de la legislatura", Fernández Cucurull ha señalado que su labor principal será "continuar el trabajo de mi predecesor, para lo que necesito contar con la asistencia, apoyo y colaboración de su equipo, a los que expresamente ruego me concedan el honor de continuar a mi lado hasta el final de esta singladura".

A Vivas le ha dejado clara su voluntad de "colaboración" con la Ciudad Autónoma, "la principal institución de Ceuta", para que la relación entre ambas instituciones esté basada "en la autonomía competencial de cada una de ellas, sin interferencias en la toma de decisiones, pero, al mismo tiempo, en la plena, leal y absoluta colaboración y cooperación, porque lo que se espera de nosotros es que acertemos a resolver los problemas de los ciudadanos, con independencia de quien sea el titular de las competencias".

"Esta Delegación seguirá siendo una casa de puertas abiertas donde todos los ceutíes, de cualquier condición, podrán exponer abiertamente sus problemas", ha prometido sin más salvedad que para a quellos "que tratan de sacar provecho propio en cualquier circunstancia": "A ellos les digo que no pierdan el tiempo conmigo, y que no me lo hagan perder a mí", ha advertido.

"Firmeza" y "flexibilidad"

Su prioridad será la lucha contra el paro y, a su servicio, "el Gobierno de España ha estado, está y seguirá estando comprometido tanto con la puesta en marcha de remedios paliativos, léase planes de empleo y de formación, como con la búsqueda de soluciones efectivas que permitan la creación de puestos de trabajo en el sector privado, y en esa labor continuará hombro con hombro con la Ciudad Autónoma y con todos los interlocutores sociales".

"También sé", ha concluido, "que junto a los desafíos que plantean los objetivos de desarrollo económico y creación de empleo, tienen que figurar en primer plano los relativos a las competencias en educación, sanidad y seguridad: en todos ellos continuaremos tratando de impulsar mejoras, recabando la opinión de todas las partes implicadas y construyendo consensos sobre la base de los principios que conforman la actuación del Gobierno de España, procurando que la firmeza no sea incompatible con la flexibilidad".