EN LA CUERDA FLOJA

Culebrón Medina en RTVCE. Convocan y desconvocan reunión para ratificar gerente en 24 horas

Culebrón Medina en RTVCE. Convocan y desconvocan reunión para ratificar gerente en 24 horas
La tele pública sigue sin ratificar a su nuevo director gerente./archivo
La tele pública sigue sin ratificar a su nuevo director gerente./archivo  

El culebrón sigue y promete nuevas emociones. Después de dejar sobre la mesa el asunto de la ratificación del director gerente de Radio Televisión Ceuta, Isaac Medina, el pasado lunes, se había convocado a los miembros del Consejo de Administración por la vía urgente para volver a reunirse este mismo viernes con el único punto del orden del día que se había quedado pendiente: “ratificación del nombramiento del director-gerente de la sociedad”. Eso fue este miércoles. Pero el jueves se desconvocó la reunión.

La razón no es otra que los cambios que está llevando a cabo VOX en su representación en las sociedades y entes municipales, tras el triunfo en las pasadas Elecciones Generales del 10 de noviembre. En RTVCE su representante era la hoy diputada en el Congreso, Teresa López. Ya el lunes acudió el líder del partido en Ceuta, Juan Sergio Redondo, con voz, pero sin voto legal. Situación que se hubiera repetido este viernes. Y razón que ha aconsejado a la presidenta del Consejo, Mabel Deu, a suspenderlo sin fecha prevista para su celebración.

“Recibido escrito por parte del grupo político VOX Ceuta, por el que se informa de la renuncia al cargo como representante de dicho grupo en el Consejo de Administración de Radio Televisión Ceuta SA (RTVCE), por parte de la Presidencia de RTVCE, y en aras de que todos los grupos políticos con representación en el Pleno de la Asamblea de la Ciudad Autónoma de Ceuta tengan su representación efectiva en el Consejo de Administración de RTVCE, acuerda dejar sin efecto la convocatoria”, recoge el nuevo escrito remitido a los representantes este mismo jueves.

La ratificación de Medina no salió bien este pasado lunes, cuando el punto quinto del orden del día del Consejo de Administración de Radio Televisión Ceuta recogía la ratificación del nombramiento del director gerente de la sociedad. Entonces se debatió el asunto, pero no se llegó a votar. La presidenta Mabel Deu dio cuenta del escrito recibido por el editor del medio con el que el director gerente, Isaac Medina, había colaborado en el pasado, y que en su currículum convertía la colaboración en una jefatura. El editor advirtió al ente público por vía oficial: su firma podría haber sido falsificada en el certificado que Medina presentó en su día para avalar esa experiencia en su currículum.

Caballas amenazó con acudir a la vía judicial si se ratificaba, pero su representante tuvo que abandonar la reunión antes incluso de que se votara. Los tres grupos que se quedaron: PP, PSOE y MdyC optaron por dejar el asunto sobre la mesa, a pesar de que los tres habían concedido la misma veracidad al gerente que al editor en lo referente a la firma.

Según ha podido conocer Ceutaldia.com de una fuente de uno de esos grupos una de las razones por las que se dejó el asunto sobre la mesa estaba en que los votos no salían para la ratificación y Medina podría por tanto haber perdido el respaldo de un Consejo de Administración muy  mermado a la hora de la votación, no estaban ya ni VOX, ni Caballas que sigue abogando por su destitución.

El de este viernes iba a ser el enésimo intento de dejar tranquilo a Medina como gerente de la sociedad. Su nombramiento ha estado plagado de obstáculos y polémicas desde antes incluso de que se le nombrara. Aunque nadie se atreve ya a garantizar que los votos salgan y lo que era un rumor de tantos hace sólo dos semanas, despejado por la propia Deu con un tajante “ratificar es ratificar” vuelve ahora con más fuerza tras lo sucedido el lunes.

La candidatura de Medina nació en el PSOE, partido con el que había colaborado en el periodo electoral de primavera, la asumió el PP como parte de la colaboración que hacía falta para lograr la abstención de los socialistas en la investidura de Vivas. Si bien, en una parte con cierto peso en el PP y en el Gobierno su nombramiento no cayó nada bien. Medina no ha escondido su pasado popular.

Después la cosa se enredó un poco más con su currículum, plagado de méritos que pronto se comenzaron a poner en duda lanzando incluso en el seno del debate en el Consejo de Administración que o estaban inflados o no eran reales, tomando como piedra angular su experiencia en los medios de comunicación. Medina reflejó el desempeño de tareas directivas o de jefe en un digital local en la parte de televisión, el propio medio en sus informaciones sobre la nominación de Medina lo redujo a “colaborador”. La oposición pidió en el primer intento para nombrarlo que se dejara sobre la mesa en tanto en cuanto el candidato no presentara certificados que avalaran lo que reflejaba su currículum, y aún así habían expresado sus dudas sobre su capacidad.

No lograron que no se le nombrara, pero sí el compromiso de la presidenta del Consejo de Administración, Mabel Deu, de no firmar el contrato en tanto en cuanto no presentara esos certificados que avalaran su currículum.

Con esa presión encima, Medina presentó sus certificados. Uno de ellos un escrito firmado por el editor y propietario de ese digital local en el que recogía experiencia en su currículum, supuestamente como jefe.

Finalmente firmó el contrato el 14 de agosto, sin que la oposición revisara previamente la documentación que presentó y sin volver a reunir al Consejo de Administración para darle el visto bueno a la firma. Desde entonces, Caballas viene manteniendo que pedirá la nulidad del contrato al considerar que los certificados presentados por Medina no avalan su currículum ni su capacidad para el cargo. Así la formación pidió reunir varias veces al Consejo, según relató, para analizar el asunto, y con las actas de la reunión en la que se le nombró pedir esa nulidad. Nunca se atendió su petición y el primer consejo de administración tras el de su nombramiento el pasado 14 de agosto fue el de este lunes 25 de noviembre. Tres meses no fueron tiempo suficiente para enfriar los ánimos.

La cuestión seguía candente, se incluía su ratificación en el orden del día. Y entre medias, el editor del medio presentó un escrito en el que señalaba que su firma podría haber sido falsificada. En el debate sobre su ratificación, según el relato del representante de Caballas, el director financiero reconoció que el editor había reconocido su firma del certificado presentado por Medina como falsa. Caballas amenaza desde ese instante en dirigir el asunto a la Justicia para que se aclare todo y pedir que se depuren responsabilidades. El asunto quedó sobre la mesa el lunes, este viernes se volvía a reunir el consejo con ese mismo punto sobre la mesa, y la amenaza de los localistas sobre sus cabezas, este viernes como desde el pasado 14 de agosto, pero con el añadido de una posible firma falsa en un documento elevado a público. Finalmente la ratificación tendrá que seguir esperando.

En las últimas semanas los rumores se habían disparado escupiendo incluso nombres de posibles sustitutos a los que se les ha parado su recolocación como directores gerentes de otras sociedades.  E incluso vinculando el asunto con un posible cambio en los apoyos parlamentarios del Gobierno en la Asamblea que podría estar empezando a pensar seriamente en mirar a su derecha en lugar de a su izquierda. Aunque sean sólo rumores, al pasar por los pasillos de la política cualquiera puede escuchar el eco de esas voces, casi siempre interesadas.

Así las cosas, lo que suceda en la reunión aplazada para su ratificación es una incógnita. Caballas sigue amenazando con acudir a la vía judicial si no se aclara todo lo que envuelve a sus méritos, ahora con posible falsificación de firma incluida. Sobrevuela la idea de la extorsión en el embrollo, mientras la presidenta ya despejó los rumores anteriores a la reunión del lunes sobre un posible cese con un tajante “ratificar es ratificar”, que finalmente fue ‘dejar sobre la mesa’.

Medina no podrá ni tan siquiera respirar tranquilo aunque lo ratifiquen finalmente. El voto a favor del Consejo, en el que se espera que VOX ya pueda votar, podría no ser el último capítulo para asegurarle en el sillón del director, sino el que abriera una nueva temporada cuyo escenario principal ya no sería la sala de juntas de RTVCE sino los juzgados.