FRONTERA

La Delegación da 15 días a los empresarios del Tarajal para poner orden en el interior de los polígonos

La Delegación da 15 días a los empresarios del Tarajal para poner orden en el interior de los polígonos
Cucurull cree que Marruecos, pese a las protestas sociales, sí está arrimando el hombro.
Cucurull cree que Marruecos, pese a las protestas sociales, sí está arrimando el hombro.  

Cucurull lamenta que hay personas empeñadas en "enredar" y en "poner palos en las ruedas" desviando los flujos de porteadores y evitando ser "parte de la solución" para la problemática que genera la multitudinaria afluencia de porteadores, que sigue generando protestas al otro lado de la frontera.


Hay quienes parecen preferir el caos. En el afán de "algunos" empresarios por "enredar" y por "poner palos en las ruedas" en la ya de por sí complicada gestión del comercio transfronterizo del bulto, el negocio de la frontera se acerca al abismo. La Delegación del Gobierno avisó el viernes de la semana pasada a los propietarios de las naves de los polígonos del Tarajal de la imperiosa e inexcusable necesidad de presentar un plan de seguridad que incluya medios y medidas de prevención y mantenimiento del orden en su interior.

Hasta este miércoles han consumido ya un 40% del plazo. "El cumplimiento de la ley no es voluntaria", ha advertido ante los periodistas Nicolás Fernández Cucurull, que con el paso de los días sigue viendo que "el paso del 'Tarajal II' y las canalizaciones para el tránsito de porteadores por suelo municipal funcionan relativamente bien pero las aglomeraciones y los problemas se siguen dando dentro de los polígonos", donde quienes hacen negocio se desentienden de quienes "son sus clientes".

El delegado no ha querido concretar qué "medidas" se adoptarán si los empresarios, todos o algunos, se cierran en banda a arrimar el hombro y a ser, en lugar de "parte de la solución", motor del problema. "Los incidentes que vemos son en buena medida responsabilidad de quienes están empeñados en enredar, en desviar los flujos de porteadores, en abrir y cerrar puertas, en poner palos en las ruedas para que esta problemática, difícil de resolver y con cuya gestión Marruecos también se está esforzando, no se pueda encauzar", ha denunciado.

La parte marroquí de la frontera ha vuelto a registrar este miércoles, como ayer, protestas y concentraciones de quienes se resisten a aceptar el nuevo régimen de paso para el porteo, que debe circunscribirse al 'Tarajal II', y al endurecimiento de las condiciones para el tránsito con 'vehículos chatarra' o de propiedad ajena al conductor, en su inmensa mayoría dedicados al "contrabando", como se define a esta actividad al otro lado de la frontera.

En busca de una "solución definitiva", el delegado ya ha trasladado al Gobierno de Rajoy la necesidad de "estudiar" cómo cambiar el articulado del Tratado de Schengen para acabar, al menos tal y como está redactada actualmente, la excepción que permite a todo marroquí con pasaporte en vigor residente en la provincia de Tetuán acceder sin visado a la ciudad.