Delegación prioriza la seguridad en la frontera frente al turismo y el comercio transfronterizo

Delegación prioriza la seguridad en la frontera frente al turismo y el comercio transfronterizo

- Cucurull defiende su afirmación de que los ceutíes lo quieren todo aunque sea “difícilmente compatible” y afirma que prefiere decir lo que piensa “aunque tenga sus costes”

- Adelanta que tras el siete de octubre comenzará una ronda de reuniones técnicas con el Gobierno de Marruecos para marcar la fecha de apertura del paso de mercancías Tarajal II

- El delegado admite que el Estado “no ha hecho los deberes" en la frontera de Ceuta y "nos corresponde rectificar”


Para la Delegación de Gobierno la seguridad en la frontera del Tarajal, la fluidez del tráfico para facilitar la entrada de turistas y el comercio atípico transfronterizo son “difícilmente compatibles”, así lo reconoció este lunes durante los actos de la festividad de los Ángeles Custodios de la Policía Nacional: “No se puede querer todo y a la vez”. Un incompatibilidad que hace necesario priorizar y el delegado Nicolás Fernández Cucurull tiene claras las prioridades: “Si yo tengo que marcar una prioridad obviamente la seguridad seria lo primero, porque sin seguridad no habría todo lo demás, ni comercio ni turismo ni nada”.

La seguridad es por tanto la prioridad número uno en la gestión de la frontera y todo lo que la rodea; una escala de importancia en la que le sigue el turismo, con el comercio transfronterizo al final de la cola de prioridades. “A partir de ahí el comercio transfronterizo tal y como está concebido ahora mismo es una fuente permanente de problemas y por lo tanto yo marcaría en la escala de prioridades el turismo pero, obviamente, no sólo me corresponde a mí, hay dos países que tienen que opinar, hay toda una sociedad a un lado y a otro de la frontera”.

Una escala de prioridades que parece abrir una puerta al fin del comercio atípico en el Tarajal, una posibilidad que Cucurull descarta, a menos a corto plazo: Siempre hay que tomar las medidas con mucha precaución y no se pueden tomar decisiones precipitadamente. Lo que hay es que marcar el camino a seguir”, matiza el delegado recordando que “hay muchas personas, sobre todo al otro lado de la frontera, que viven del ese comercio y que por tanto no se pueden quedar sin sustento de un día para otro”. Por ello Cucurull aboga por trabajar conjuntamente con las dos administraciones a un lado y otro de la frontera “con el objetivo de ir solucionándolo en el futuro pero sin tomar medias precipitadas”.

Escala de prioridades con la que el delegado del Gobierno matiza su discurso durante los actos de la festividad de los Ángeles Custodios de la Policía Nacional en el que reprochaba “a los ceutíes” que quisieran todo a la vez en la frontera: comercio, fluidez y seguridad. Palabras de las que no se arrepiente Cucurull: “Hablé en primera persona como ceutí que soy, yo creo que hay dos maneras de hacer política, una la que yo entiendo que es la correcta, que es decir lo que se piensa y tratar de explicar porqué se piensa eso, y otra es decir a las personas que estén escuchando lo que quieren escuchar. Yo soy partidario de la primera teoría, tiene sus costes, evidentemente pero lo voy a seguir haciendo”

Tarajal II

Respecto al futuro inmediato del paso fronterizo del Tarajal II que ha de sustituir al puente del Biutz, Cucurull recordó que una vez pasen los comicios en Marruecos, el próximo 7 de octubre, se convocará una ronda de reuniones técnicas para fijar entre otros puntos, la fecha de apertura del nuevo paso de mercancías y su horario. “Lo que se trata es de mira al futuro y centrar los esfuerzos para que esas infraestructuras estén disponibles en el menor tiempo posible”, alegó recordando de nuevo que el Gobierno central tiene pendiente un proyecto de reforma integral de la frontera del Tarajal.

Lea también: 

- El delegado reprocha a los ceutíes que lo quieran "todo y a la vez" en la frontera del Tarajal