El Ejecutivo reconoce que Arasti Barca incumple el nivel de contratación por el que ganó la Pecera


El Ejecutivo reconoce que Arasti Barca incumple el nivel de contratación por el que ganó la Pecera

- Martínez resta importancia a los incumplimientos que sería de una jornada y 4,5 horas semanales y aún así advierte que sancionará a la empresa

- La Administración ha abierto un expediente que se encuentra a la espera de resolver las alegaciones presentadas por la empresa

Tal y como prometió la oposición en su día no ha dejado de mirar a lo que pasa en la guardería de Juan XXIII, conocida como La Pecera, para saber si toda la polémica que se generó en su día con la adjudicación a esta empresa de la gestión de la guardería pública les da la razón o se la quita. De momento parece más bien que el asunto está en tablas.

Tanto PSOE como Caballas sembraron de dudas la resolución adoptada por el Gobierno de adjudicar a esta empresa la guardería. Entonces la oposición apuntó a que la empresa ganaba por ofertar una mayor promesa de contrataciones que habría que vigilar que cumpliera. Y según ha reconocido el Ejecutivo de momento no se cumple con lo ofertado.

Si bien es un incumplimiento menor que no parece acercarse a los temores desatados en su día por la oposición. El propio Alí ha rebajado el tono de aquellos días en su interpelación dirigida el lunes en el Pleno al Ejecutivo al conocer por boca de Guillermo Martínez que en concreto el incumplimiento registrado y que consta en un expediente abierto por el propio Gobierno alude a un déficit de 4,5 horas semanales de una trabajadora y a un jornada, la que la empresa habría ahorrado al fusionar la figura del director con la de un docente y que según explicó el propio Martínez se va a exigir que exista un director dedicado en exclusiva a esa tarea y no un director que además haga de docente.

“Se le ha notificado desde el área de Contratación y la empresa ha presentado alegaciones que se están estudiando. Si hay incumplimiento se actuará en consecuencia, aunque no creo que afecte a la calidad del servicio”, ha rebajado Martínez la polémica.

La respuesta ha convencido a Alí que ha renunciado a su segundo turno de interpelación. Mostrando así un tono mucho menos abrupto que el esgrimido en los días posteriores a la resolución de la adjudicación del servicio.