PROYECTO

El Do de pecho de la Gran Vía

El Do de pecho de la Gran Vía
La superficie total de actuación supera los 22.000 metros cuadrados.
La superficie total de actuación supera los 22.000 metros cuadrados.  

Catorce meses de obras. Más de 22.561 metros cuadrados sobre los que actuar. 7,8 millones de euros de presupuesto. Con esos números escribe el Gobierno de Vivas la partitura de la obra de la Gran Vía y su entorno, el Do de pecho de la legislatura, un proyecto concebido para convertir la avenida Sánchez-Prados y sus alrededores en el Paseo de Gracia de la ciudad autónoma.

Descabellado despilfarro para Caballas, iniciativa necesaria para completar la transformación del centro iniciada en el Revellín para el Gobierno, el PP parece dispuesto a todo, como en su momento lo estuvo con otras ideas controvertidas como la reubicación del Mercado Central en la Manzana del Revellín o la reforma de La Marina, para poner en escena esta aria urbanística que, una vez ejecutada, conllevará la aprobación de una Ordenanza que obligue a los negocios del área a una "apariencia de calidad" que el Ejecutivo estima que ahora no muestran.

El programa de necesidades definido por la Administración autonómica para abordar este proyecto, que ejecutará Tragsa por encomienda de gestión, incluye la conservación “de la parada de taxis de la Gran Vía, de sus carriles de circulación y el de Jáudenes y del estilo de la Plaza de África”; la “reordenación” del tráfico de ese espacio; la “renovación” de los accesos al aparcamiento subterráneo; la “eliminación de las barreras arquitectónicas”; la “puesta en valor de los restos arqueológicos del Convenio de los Trinitarios”; y la “unificación de criterios en el diseño de las calles adyacentes”.

Según los informes técnicos, “el principal elemento integrador” de la futura Gran Vía que “marcará la imagen de todo el conjunto” serán las “farolas de gran porte y estilo modernista con pinceladas eclécticas” inspiradas en Barcelona (a cerca de 60.000 euros cada una) que se van a colocar y que serán “de hierro forjado con elementos singulares como una esfera almilar en la parte superior, el escudo de la ciudad y un dragón como elemento de sustentación”.

En la Plaza de África “se ampliarán los límites de la misma hasta alcanzar las edificaciones que la rodean” y “se peatonalizarán las calles Valentín Cabillas y Pepe Durán

En paralelo, se reformarán los tres accesos peatonales al aparcamiento subterráneo “utilizando los materiales elegidos para las farolas” con elementos “ajardinados” e “integrando en algunos casos las palmeras que existen a lo largo de toda la avenida”.

gran via verticalEl tercer eje del proyecto pasa por el diseño de un “pórtico de arcos de medio punto enmarcado con pilastras” para “unificar” la fachada del pabellón militar ubicado enfrente de la Asamblea “con los soportales que recorren toda la Gran Vía”, destinando dos paños “para colocar sendos azulejos que expliquen el origen del Convento de los Trinitarios y la historia de Jesús Nazareno Rescatado Medinaceli, la imagen de Nuestra Señora de África y la existencia del Pendón Real de origen del escudo de la Ciudad”.

En Jáudenes “se eliminarán los aparcamientos para poder ensanchar las aceras, sustituyendo los magnolios existentes por árboles de menor porte”

En la esquina entre la calle Víctori Goñalons y la avenida Sánchez-Parados se pretende “crear una entrada más acorde” a la Gran Vía que la “plazoleta construida con carácter provisional que presenta un aspecto deteriorado actualmente”. A tal efecto se ha diseñado “un jardín vertical que oculte las medianeras visibles y complete con los soportales con una pérgola de las mismas dimensiones que ellos”.

Al otro lado, en la Plaza de África, “se ampliarán los límites de la misma hasta alcanzar las edificaciones que la rodean” y “se peatonalizarán las calles Valentín Cabillas y Pepe Durán, incorporando con ello la Catedral y el Santuario de la Virgen de África al espacio de la plaza”.

“El principal elemento integrador” de la futura Gran Vía que “marcará la imagen de todo el conjunto” serán las “farolas de gran porte y estilo modernista con pinceladas eclécticas”

Cuatro “pequeñas fuentes” se ubicarán en las esquinas de la plaza “para aportar el elemento agua que no existe actualmente” y tendrán “unas farolas de ocho brazos estilo fernandino a semejanza de las farolas que ya están colocadas en toda la zona”.

Finalmente, en Jáudenes “se eliminarán los aparcamientos para poder ensanchar las aceras, sustituyendo los magnolios existentes por árboles de menor porte”. También se buscará “una redistribución de las farolas”, “integrar la calle con la Plaza Menahem Gabizón”, “trasplantar las palmeras de ese espacio debido a su tamaño desproporcionado” y “eliminar el mayor número de escalones y barreras arquitectónicas”.