AMGEVICESA

El milagro de los aparcacoches

El milagro de los aparcacoches
Trabajadores contratados por Amgevicesa, esta semana, en la parcela de embolsamiento.
Trabajadores contratados por Amgevicesa, esta semana, en la parcela de embolsamiento.  

La ocupación, que parecía condenada a convertirse en un anacronismo como la de subalterno de plaza de toros o la de acomodador, con las que comparte cajón en el Catálogo Nacional, ha sido convertida en tendencia este año por el Gobierno de Vivas. Tras cinco años enteros en blanco, desde enero se han pedido 36 aparcacoches al SEPE. Solo en septiembre, cuando Amgevicesa reclamó 15, "se corrió la voz", como dice el PP, lo justo: aparecieron 14 demandantes.


Ser aparcacoches, más bien estar inscrito como tal en el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), y que a este acuda la Administración autonómica a buscar esa mano de obra, aunque no se para estacionar automóviles, es tendencia en Ceuta. Este podría termnar siendo, de hecho, el año de esa ocupación, que en el Catálogo Nacional aparece con el código 95901029 y que parecía condenada a convertirse en un anacronismo como sus compañeras de cajón, subalterno de plaza de toros y acomodador, entre otras.

Pues no. Hacía un lustro, al menos desde 2013, el año desde el que Ceutaldia.com ha podido recopilar datos concretos del Ministerio de Trabajo, que en la ciudad autónoma no se pedía un aparcacoches al SEPE. Y de repente la Ciudad, en 2018, descubrió su potencialidad. Nada menos que 36 profesionales con ese perfil se han pedido en lo que va de año, casi uno por semana.

Los suspicaces sospechan que, para incorporar al personal deseado, el Gobierno local buscó un perfil vacío en el SEPE (como en su momento el de engrasador) e instó a sus elegidos a inscribirse en esa ocupación para tener garantía sin competencia de ser llamados y contratados, en al menos buena parte para gestionar la explanada de embolsamiento de vehículos de Loma Colmenar.

El Ejecutivo de Vivas lo niega. Tras buscar entre vigilantes asegura, lo ha explicado Jacob Hachuel, que fue el propio SEPE el que sugirió buscar aparcacoches aunque no deja de ser llamativo que el Servicio de Empleo Público proponga ir a un caladero en el que no hay inscritos ni para cubrir las vacantes ofertadas, ya no se diga para enviar a dos o tres candidatos por vacante, como es habitual.

La estadística alimenta los recelos. No solo por el aluvión de demandas de empleo remitidas al antiguo INEM de repente en busca de aparcacoches (36 desde enero, ninguna los cinco años anteriores enteros). También porque en el SEPE en Ceuta jamás había habido más de una persona apuntada en mejora de empleo como aparcacoches y de pronto, cual milagro, el pasado mes de septiembre surgieron cuatro.

El 10 de septiembre fue cuando el gerente de Amgevicesa, José Luis Fernández Medina, pidió al SEPE quince aparcacoches residentes en Ceuta con entre 20 y 65 años que upiesen castellano con estudios primarios y "buena presencia ajustada al usuario". Dice el Gobierno que "se corrió la voz" para explicar, "en una ciudad tan pequeña", que de la noche a la mañana apareciesen aparcacoches suficientes para cubrir los puestos disponibles.

La voz se corrió con extraordinaria exactitud. Desde 2013 solo hubo en el SEPE inscritos como demandantes de empleo (parados, no en mejora de empleo) entre 4 y 6 personas, según el mes del que se tratase. En enero, cuando la Ciudad empezó a mover el tema de la parcela de Loma Colmenar, el número superó la decena y este septiembre, de repente, se incorporaron diez personas, pasando de 7 a 17, que sumadas a las cuatro que vieron en esa profesión una oportunidad de avanzar en su vida profesional casi igualan los puestos ofrecidos por Amgevicesa.

aparcacoches demandantes