POLÍTICA DE COHESIÓN

España asegura que seguirá prestando "especial atención" a Ceuta con los fondos europeos tras 2020

España asegura que seguirá prestando "especial atención" a Ceuta con los fondos europeos tras 2020
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Más de 500 millones de euros después, los fondos europeos recibidos por la ciudad autónoma desde 1989 no han hecho desaparecer los "obstáculos de carácter permanente" que, "como el aislamiento, el tamaño reducido y la vulnerabilidad", lastran el desarrollo de Ceuta. Por ello, el Ministerio de Hacienda y el conjunto de Autonomías están de acuerdo en que cuando termine el actual programa operativo de fondos europeos 2014-2020 habrá que seguir prestando "especial atención" con la política de cohesión de la UE tanto a “las regiones insulares no ultraperiféricas” como a “los territorios con características especiales" como las ciudades autónomas.

Así se deja claro en la nota de posición que recoge la postura común de las Admnistraciones Públicas españolas, documento cuya finalidad es “contribuir a enriquecer el debate sobre el futuro período de programación y a perfeccionar una de las políticas más relevantes de la Unión, de mayor valor añadido europeo y más visible para la ciudadanía”.

El documento plasma el compromiso de prestar “atención especial a las regiones a las que se refiere el artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la UE; en particular a las que padecen desventajas naturales o demográficas graves y permanentes como las regiones insulares, transfronterizas y de montaña”.

España considera que los recursos presupuestarios de la Política de Cohesión “no deben sacrificarse ante la previsible complejidad de las negociaciones del post 2020” en atención a “la envergadura de los retos a los que se enfrenta la cohesión económica, social y territorial en Europa”. “Es esencial”, considera la posición consensuada, “que en el próximo período, como mínimo, los recursos presupuestarios se mantengan en su nivel actual y, si es posible, se incrementen, para no poner en peligro el avance del desarrollo regional y local teniendo en cuenta las implicaciones del ‘Brexit’ y limitando los efectos adversos que podría generar sobre su dotación”.

Solo así la Política de Cohesión continuará siendo “un instrumento contra-cíclico, con capacidad de mantener los objetivos del Tratado en momentos críticos como los acaecidos en los últimos años”.

Se reclama también que el menú de ‘Objetivos Temáticos’ establecido para la Política de Cohesión incluya “un enfoque territorial más relevante que permitiera tener en cuenta de forma adecuada la casuística o potencialidad de cada región en cada política” y que los territorios puedan llevar a cabo un ejercicio “para, desde su madurez y su responsabilidad en el desarrollo de competencias clave, poder elegir con una flexibilidad adecuada y suficiente, las asignaciones financieras”.

Igualmente se reivindican medidas para “evitar reducciones abruptas en la financiación europea, entre regiones, entre periodos, por efectos estadísticos, compensando, en su caso, el efecto Brexit". Asimismo, se tendrá "en especial consideración" a aquellas regiones que cambien de categoría de región, como se ha hecho en el periodo anterior. 

Un cuarto de siglo de actuaciones

Entre 1994 y 1999 se cofinanció el Poblado Marinero y la nueva Plaza de la Constitución, así como la reestructuración del ‘Alfonso Murube’, la carretera de circunvalación, el puerto pesquero, la restauración de las Murallas Reales, el denominado Pacto Territorial por el Empleo, la planta desalinizadora y la de transferencia de residuos y un plan de remodelación de barriadas. Se amplió la central térmica; se construyó un instituto (Luis de Camoens) y un centro Atención Primaria, así como la planta de transferencia de residuos

Desde 2000 hasta 2006 la UE ayudó a pagar el Hospital Universitario, el polideportivo ‘Guillermo Molina’, el IES Clara Campoamor, el desdoblamiento del Paseo de las Palmeras; la reforma de los Jardines de la Argentina y la Plaza Teniente Ruiz, el campo de fútbol ‘José Martínez Pirri’, el Baluarte de los Mallorquines y el Rebellín de San Pablo y el centro de la ciudad, así como el proyecto de Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Santa Catalina.

Además, se construyó el polígono industrial “Loma Margarita”; se regeneró la cantera de Benzú; se concluyó el carril peatonal del Hacho y el nuevo Hospital Universitario; se construyó el polideportivo Guillerm Molina, el centro de vehículos fuera de uso; centro de gestión de tráfico; se concluyó la 3ª fase peatonalización del Paseo del Revellín, se ejecutó la depuradora de aguas residuales en Benzú y la EDAR en Santa Catalina.

Entre 2007 y 2013 las partidas se destinaron a ampliar la desaladora, terminar de acondicionar el centro de la ciudad (Paseo del Revellín), activar el Plan Especial del Príncipe, sellar el vertedero de Santa Catalina, seguir mejorando las barriadas y financiar el Programa AGUA.Se ejecutó la fase definitiva del sellado del vertedero de Santa Catalina; pavimentación e infraestructuras en calle Fuerte; adecuación zona infantil y pista deportiva en Barriada Príncipe Alfonso, viales y acerados de la Barriada Juan Carlos I; vial desde el Puente del Quemadero hasta Capitán Claudio Vázquez; urbanización Agrupación Norte, Rehabilitación integral de la Avenida de África y plaza en el Polígono Virgen de África y continuación con la ampliación del puerto.

Durante el actual periodo de programación, que se extiende hasta 2020 con plazo de ejecución hasta 2023 se prevé acometer la reforma de la carretera nacional 352, la ejecución de diversos proyectos de eficiencia energética, el cambio luminarias alumbrado público, construcción de un nuevo instituto de secundaria; el proyecto especial del Príncipe (construcción de un centro cívico, instalaciones para futbol 7, conexión Puente Quemadero - Agrupación Norte) y ejecución de la iniciativa 'Safe City' para la instalación de cámaras.