REGULACIÓN

Formar parte del Gobierno y recibir subvenciones para una asociación será incompatible

Formar parte del Gobierno y recibir subvenciones para una asociación será incompatible
Varga, este lunes, en el Pleno.
Varga, este lunes, en el Pleno.  

El Gobierno de Vivas reparte cada año unos 14 millones de euros a través de 121 subvenciones nominativas, que no incluye las que a su vez da el sector público periférico, según las cuentas que ha echado este lunes en el Pleno el portavoz de Ciudadanos, Javier Varga, que ha denunciado que su único criterio de concesión es la “voluntad” del Ejecutivo.

Dado que no está regulada la “incompatibilidad” entre ser integrante del Gobierno y, al mismo tiempo, recibir subvenciones para entidades que se ponen en marcha o ya existían, Varga ha reclamado como “necesario” y “prioritario” fijar unos límites a las subvenciones nominales para excluir a algunas como las creadas o de las que formen parte integrantes del Ejecutivo. Su iniciativa ha sido aprobada por unanimidad.

Un caso que podría quedar afectado, según el tenor literal de la regulación que se adopte, sería el de la Asociación Ceutí de Familias Numerosas (ACEFAN), que recibe subvenciones y cuyo presidente, Carlos González, es al mismo tempo cargo político del Ejecutivo de Vivas.

El MDyC se ha sumado a la propuesta de Ciudadanos e incluso se ha mostrado partidario de acabar con todas las subvenciones nominativas que no entren en concurrencia competitiva. “Hay miembros de la Corte de los Milagros de Vivas que están en asociaciones que se benefician del reparto a dedo de subvenciones, que para las comunidades islámicas sí son en competencia”, ha ejemplificado.

Chandiramani ha dejado claro que es falso que no exista “ningún control” del reparto de ayudas y subvenciones, sometidas aunque sean nominativas a la condición de presentar una memoria y posteriormente acreditar y justificar su ejecución.

El Gobierno está redactando un Plan Estratégico de Subvenciones en el que se incluirá ese nuevo régimen de incompatibilidades propuesto de Ciudadanos para acabar con un modelo “voluntarista y un tanto oscuro”. Para Varga sería interesante no solo poner coto al reparto de dinero, sino también a la contratación de familiares directos tanto de miembros del Gobierno como de la oposición, en esa red de asociaciones que se nutre de fondos públicos.