CONSEJO DE GOBIERNO

El Gobierno asciende a Lidia Ruiz a directora general dos meses después de ficharla

El Gobierno asciende a Lidia Ruiz a directora general dos meses después de ficharla
Lidia Ruiz, en una imagen de archivo.
Lidia Ruiz, en una imagen de archivo.  

El Gobierno de Vivas ha aprobado el "pase" de la Subdirección General de Presidencia y Gobernación a Dirección General, cesando a Lidia Ruiz como titular de la primera y nombrándola responsable de la segunda apenas dos meses de su nombramiento para el primer cargo, según da cuenta una edición extraordinaria del BOCCE de este miércoles.

El Ejecutivo local ha acordado "por razones funcionales y de organización" que la citada Subdirección General sea asumida por una Dirección General, añadiendo a las funciones que se le encomendaron en agosto el "control, coordinación, seguimiento y supervisión de toda la gestión de contratación" sujeta a la Ley del Sector Público de 2017 que se realice en el departamento que comanda Mabel Deu y la "coordinación del personal de la Dirección General bajo la autoridad de los vicepresidentes y de la titular de la Consejería".

Al mismo tiempo, de sus atribuciones se cae el "apoyo en la ejecución de las medidas derivadas de la responsabilidad penal y protección del menor", que no consta que haya ejercido nunca tras su nombramiento, rodeado de polémica sobre la capacidad del Gobierno para formalizarlo. Las retribuciones de los directores generales de la Administración local no bajan de 80.000 euros al año (y llegan a superar los 90.000, según sus trienios).

Paradójicamente, el Gobierno había fichado a la que hasta entonces era jefa de la Oficina de Extranjería "para el refuerzo de las competencias en materia de menores extranjeros no acompañados (MENA)" y también Estadística, estas últimas centradas en la lucha contra el fraude en el Padrón.

“De esta forma se cubre el puesto que dejó vacante la dirección general de contratación y cubrimos también un objetivo fundamental de dos competencias que necesitan un refuerzo”, dijo la portavoz accidental del Gobierno, Kissy Chandiramani, que veía en Ruiz "el perfil idóneo” para hacerse cargo de “dos competencias fundamentales para esta Administración”.