DESCOORDINACIÓN

El Gobierno central dice ahora que todavía espera el estudio sobre el árabe ceutí presentado en 2014

El Gobierno central dice ahora que todavía espera el estudio sobre el árabe ceutí presentado en 2014
Imagen de archivo de Ceutaldia.com.
Imagen de archivo de Ceutaldia.com.  

El Ejecutivo de Rajoy se desmarca del argumentario del de Vivas que equipara el dariya al "chino mandarín de Usera", afirma que "en ningún momento ha sido excluido de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias" y alega que espera tener pronto las conclusiones de una investigación del IEC que, en realidad, se terminó, publicó y presentó en 2014.

El grado de descoordinación entre la Administración autonómica y la nacional asusta. Un nuevo ejemplo lo da la polémica sobre el grado de protección que merece el árabe ceutí. Tras escuchar al consejero de Educación de la Ciudad, Javier Celaya, defender con firmeza que no puede aspirar a más que el "chino mandarín de Usera", el Gobierno de Rajoy asegura ahora que "en ningún momento" ha sido excluido el dariya de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias y, peor todavía, que espera recibir pronto un informe del IEC que, en realidad, se terminó, editó, publicó y presentó hace cuatro años.

El estudio ‘Los usos lingüísticos de la población de Ceuta: el español, el árabe y el beréber’ concluyó que el 62,9% de los ceutíes cuyo origen sociocultural es árabo-musulmán, la mitad de la población de la ciudad, utiliza el árabe ceutí o dariya como lengua habitual y que solo uno de cada tres (el 34,6%) usa el castellano más asiduamente. Además, el español es la lengua que utiliza en casa por el 59,2% de la población residente en la ciudad, aunque en este caso el porcentaje de los que usan el dariya se eleva hasta un 40,5%. Pero el Estado no lo sabe o al menos dice que lo desconoce.

La exclusión de cualquier referencia al árabe ceutí en el V Informe sobre el cumplimiento en España de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias elaborado por el Ministerio de la Presidencia, que lo remitió al Consejo de Europa en febrero, llevó a Caballas a pedir a los diputados Compromís en el Congreso que interpelasen al Ejecutivo de Rajoy.

Atendido el requerimiento de los de Mohamed Ali, los cuatro congresistas adscritos al Grupo Mixto preguntaron al Gobierno central “qué motivos” le llevaron a excluir del ámbito de protección de la Carta Europea al dariya (no así al amazigh de Melilla) y “cómo piensa revertir esta flagrante discriminación contradictoria con la política del fomento de la interculturalidad y la convivencia en la que se debe fundamentar la acción política en Ceuta”.

El Ejecutivo de Rajoy dice esperar el informe del IEC presentado hace cuatro años para "poder coordinar la actuación adecuada a la compleja realidad lingüística de Ceuta”

En su contestación, el Ejecutivo central del PP niega la mayor: “Es preciso aclarar”, alega, “que el Dariya en ningún momento ha sido excluido de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, como lo muestra el Cuarto Informe sobre el Cumplimiento en España de la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias del Consejo de Europa 2010-2013, en el que se aludía al necesario estudio sobre dicha lengua que había iniciado el Instituto de Estudios Ceutíes (IEC) y cuyos resultados se esperan para poder coordinar la actuación adecuada a la compleja realidad lingüística de Ceuta”.

Efectivamente, a principios de esta década se reclamó a las autoridades españolas “aclarar el estado del árabe dariya en cooperación con los hablantes y, si es necesario, con la ayuda de un estudio científico destinado a determinar si esta lengua tiene una presencia continuada en Ceuta”.

Según el Gobierno de Rajoy, “en el IEC se está llevando a cabo un estudio profundo de este tema” y “sus conclusiones se encuentran en este momento muy avanzadas pero todavía no se han culminado, aunque se espera que el estudio culmine en breve” para darle “oportuno traslado a la Dirección General de Coordinación de Competencias con las Comunidades Autónomas y las Entidades Locales del Ministerio de Hacienda [actualmente, es competencia del Ministerio de Presidencia]”.  

“El estudio está siendo coordinado por profesores cualificados del Área de Estudios Árabes e Islámicos del Departamento de Estudios Semíticos de la UGR”, completa la respuesta a los parlamentarios valencianos. Las fuentes consultadas por Ceutaldia.com tanto en el IEC como en la institución nazarí coincidieron en negar que se esté haciendo ningún estudio así.

 

Tan "avanzado" que se presentó en 2014

Sus conclusiones están tan “avanzadas” (?) que se conocen desde hace cuatro años, cuando el trabajo se presentó y editó en formato papel y digital pero el Gobierno central o no lo conoce o lo ha obviado a la hora de “valorar diferentes aspectos de la muy diversa y compleja situación lingüística de Ceuta, incidiendo especialmente en el castellano y el árabe ceutí (dariya), en función del número mayoritario de sus hablantes y de sus especiales características de bilingüismo”.

La investigación financiada por el IEC y coordinada por la directora del Departamento de Estudios Semíticos de la Universidad de Granada (UGR), Maribel Lázaro, que el Gobierno de Rajoy todavía está esperando reflejó que, en términos globales, el castellano es la lengua más habitual en Ceuta (el 72% de los residentes la tienen como la más usada) y que el árabe ceutí es la segunda (26,2%). El beréber o tamazight “apenas es perceptible”.

Entre la población local de origen europeo-cristiano el dariya apenas tiene uso ya que la utiliza el 0,3% por un 99,1% el castellano, que es "la lengua materna mayoritaria de los ceutíes (64,2%) frente al árabe ceutí, que es la lengua materna del 32,4%". Enfocando cuál es la "lengua de identificación", la que cada hablante “considera suya”, el 70,9% señala al español y un 24,3% hace lo propio con el dariya. “Una mínima proporción de la población (0,9%)", reseña el trabajo, “se identifica con ambas a un mismo tiempo” y un 2,4% lo hace con otros idiomas.

El Ejecutivo central del PP presume en su respuesta a Compromís-Caballas de que “hay que tener en cuenta el apoyo del Gobierno a la riqueza lingüística del país” porque, recuerda, “el artículo 3 de la Constitución establece” que ‘el castellano es la lengua española oficial del Estado’; que ‘todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla’; que “las demás lenguas españolas serán también oficiales en las Autonomías de acuerdo con sus Estatutos” y que “la riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección”.