El Gobierno local se niega a condenar el espionaje ilegal a civiles


El Gobierno local se niega a condenar el espionaje ilegal a civiles

El Gobierno local ha cumplido en el pleno lo que ya anunció la semana pasada y ha votado en contra de la propuesta presentada por la UDCE para condenar el espionaje ilegal a civiles. A el grupo popular se ha sumado en el voto en contra el PSOE, que presentó una propuesta para modificar el texto, pero que no fue admitida por la UDCE ya que consideraba que se trataba de una nueva enmienda más que de una modificación, y porque no consideraban necesario debatir los cambios ante la imposibilidad de que saliese adelante por la negativa del PP. El PSOE pretendía que el texto recogiese la rápida actuación del Ministerio de Defensa, y que las actividades ilegales se producían desde el año 2002. El PDSC también ha realizado una propuesta para intentar lograr el consenso, indicando que se calificase el espionaje como "supuesto espionaje". Solicitud tampoco aceptado por la UDCE, aunque sin embargo el PDSC votó a favor de la moción de condena.

El líder de la UDCE, Mohamed Alí, ha asegurado que la iniciativa sólo pretende mostrar el rechazo al espionaje ilegal, y en ningún momento criticar o poner en duda al Ejército. Alí cree que estas actividades van en contra del juego democrático y dejan indefensa a la sociedad civil.

La portavoz del Grupo Popular y del Gobierno, Yolanda Bel, ha respondico que el Ejecutivo local "no dice qeu no sin argumentos", además de recalcar que en la Asamblea no son jueces, y es el Togado militar el que tiene que esclarecer "si los hechos son ilegales". Según Bel, cuando exista una sentencia en firme, el Gobierno se pronunciará y explicará su posición. La portavoz ha asegurado que el Gobierno "no va a hacer juicios por adelantado, que además seguramente serán equivocados". Un argumento que según Mohamed Alí supone una incoherencia con la postura del PP, cuyo secretario general, Angel Acebes, ya calificó esta actuaciones de "ilegal", pidiendo explicaciones al ministro de Defensa. El líder de la UDCE sólo explica la negativa del Gobierno porque "creen que puede desfavorecer sus intereses electorales" y les acusó como ya hiciera el secretario general de CCOO, de "meter la cabeza bajo la tierra como el avestruz".