El Gobierno pondrá en marcha una prueba piloto del cheque-turista en Semana Santa


El Gobierno pondrá en marcha una prueba piloto del cheque-turista en Semana Santa

- El Gobierno da por descartada la creación de una naviera municipal cien por cien con capital público y apuesta por instar la creación de una cuarta naviera con una pequeña participación

- Del resultado de la prueba que se va a poner en marcha durante la Semana Santa se sacarán conclusiones para apostar de forma más decidida por la herramienta o desecharla

El cheque o bonoturista, la iniciativa con la que el Gobierno pretende incentivar las visitas desde la península a beneficiarse del turismo de compras regalando un vale con una cantidad para esas compras al turista que llegue a Ceuta, aliviando o compensando así el coste del billete de barco, tendrá su prueba de fuego la próxima Semana Santa, según ha confirmado este viernes el portavoz del Gobierno, Jacob Hachuel, tras la reunión del Consejo de Gobierno.

De cómo funcione la iniciativa, el Ejecutivo de Vivas sacará conclusiones y actuará en una dirección o en otra, según ha explicado Hachuel. “Nos va a dar una idea de si funciona o no el sistema y sacaremos conclusiones para saber si es una solución interesante o no. Será una prueba piloto de 10 días”, ha confirmado Hachuel.

Y todo esto mientras el Ejecutivo sigue dándole vueltas a cómo atajar la situación en el Estrecho de forma más definitiva. El Gobierno sigue acumulando informes y estudios para entrar o no en una naviera nueva o formarla con capital pública íntegramente. Aunque este último extremo parece completamente descartado por los impedimentos jurídicos encontrados.

Así Hachuel sólo se ha referido a la condición que parece más insalvable de las referidas por los jurídicos para lanzar una naviera cien por cien municipal: “Tiene que tener su actividad dentro del término municipal”, y dado que parte de la actividad pasaría por Algeciras parece imposible cumplir con ese requisito legal.

Así las cosas, parece que la opción que coge fuerza es la de tener “una participación minoritaria en una cuarta naviera”, a pesar de que para ello parece haber también más inconvenientes legales que facilidades.

“La única opinión formada es que la situación es insostenible porque la competencia es inexistente o casi. Hay varias posibilidades, pero todas dependerán de los informes jurídicos”, ha afirmado Hachuel.

El Gobierno sabe que no tomará una decisión puramente política y que se constreñirá la actuación en los límites que marquen los diversos informes técnicos.