PETICIÓN DE IMBRODA

El Gobierno no quiere excepciones en el Código Civil para las parturientas marroquíes, pero quiere reflexionarlo

El Gobierno no quiere excepciones en el Código Civil para las parturientas marroquíes, pero quiere reflexionarlo
Juan José Imbroda y Juan Jesús Vivas, en Málaga en febrero de este año./archivo
Juan José Imbroda y Juan Jesús Vivas, en Málaga en febrero de este año./archivo  

El Gobierno considera necesario "reflexionar" sobre el derecho a solicitar la nacionalidad española otorgado en el Código Civil a los nacidos en Ceuta y Melilla de madres marroquíes, pero al mismo tiempo dice no desear "excepciones" en esa legislación

Como suele ser habitual en algunas cuestiones, el Gobierno de Ceuta ha sido mucho más tibio que el de Melilla a la hora de reaccionar ante la última ocurrencia lanzada por el presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Juan José Imbroda, que pedirá al presidente del  Gobierno, Pedro Sánchez, el próximo 4 de diciembre, que se modifique lo que sea necesario para que los hijos de marroquíes nacidos en Melilla no tengan derecho a solicitar la nacionalidad española. “No vamos a caber”, ha llegado a decir Imbroda. En cambio, este viernes, preguntado por el asunto, el portavoz del Ejecutivo de Ceuta, Jacob Hachuel, ha hecho un ejercicio de funambulismo verbal para no decir ni sí, ni no, sino todo lo contrario.

En principio, Hachuel ha dejado claro que el Gobierno de Ceuta “no le apetece que haya ninguna excepción en el Código Civil” para los asuntos locales, pero a la vez considera “cierto que tal y como está el artículo habría que reflexionarlo”. Entre otras razones porque la diferencia socioeconómica a un lado y otro de la frontera provoca “solicitudes de asistencia sanitaria” que acaban teniendo repercusión “en el Código Civil”. Una repercusión que Hachuel sí considera necesario “reflexionar para impedir que esas solicitudes de asistencia se conviertan en derechos que no son los que tenía en mente el legislador cuando legisló el Código Civil”, como por ejemplo “el derecho a la nacionalidad”.

Tampoco ha aclarado Hachuel si Vivas llevará a su reunión con Sánchez este asunto en la cartera, porque el portavoz no ha desgranado ningún asunto concreto al respecto y se ha limitado a decir que Vivas hará hincapié, “como siempre” en que se tengan en cuenta las “peculiaridades” de Ceuta como ciudad fronteriza. Una expresión que en realidad lo abarca casi todo, pero no concreta nada.

La idea lanzada por Imbroda y secundada de perfil por el Gobierno de Ceuta llega en un momento de tensión en las relaciones con el reino vecino. De hecho el presidente melillense lleva todo el otoño cargando contra Marruecos por este tipo de cuestiones a raíz del cierre unilateral de la aduana comercial en la ciudad hermana por parte de Rabat.

A ese contexto se añade, la petición planteada en Ceuta por Caballas y en Melilla por Coalición por Melilla de instar al Gobierno de la Nación a que negocie un nuevo tratado de buena vecindad con el país vecino que contemple las necesidades de las dos ciudades. ¿Cómo caerá en Marruecos de cara a esa buena vecindad que se pida reformar el Código Civil para restringir derechos de los que hasta ahora disfrutan los marroquíes vecinos a Ceuta y Melilla?

El Gobierno no quiere excepciones en el Código Civil para las parturientas marroquíes, pero quiere reflexionarlo