A PROPUESTA DE CABALLAS

El Gobierno rechaza dar incentivos para la contratación de jóvenes en fin de semana por ser otro plan de empleo

El Gobierno rechaza dar incentivos para la contratación de jóvenes en fin de semana por ser otro plan de empleo
Juan Luis Aróstegui
Juan Luis Aróstegui  

El Gobierno de la Ciudad ha rechazado la propuesta de Caballas de poner en marcha un programa de apertura de comercios en fin de semana, incentivando la creación de empleo de menores de 35 años. Un programa de incentivos que desechó la consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani, rechazando que “la solución a la economía de la ciudad sea un plan de empleo juvenil”.

El comercio, la economía digital, la Administración Púbica y el puerto, apuntó, son los “pilares” del proyecto de futuro del Gobierno del PP y no otro plan de empleo juvenil, rebatió la consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani, a la propuesta de Caballas, que finalmente se ha quedado solos, de poner en marcha un programa de apertura durante los fines de semana, subvencionando la creación de empleo de menores de 35 años, con una tasa de paro supera el 72 por ciento, lo que, calculan, crearía entre 400 y 500 nuevos empleos.

Para el portavoz de Caballas, esta propuesta serviría para dar una solución a dos problemas de la ciudad: por un lado la elevada tasa de paro juvenil, por encima del 72 por ciento, y, por otro lado la escasa oferta comercial de la ciudad durante los fines de semana. “Precisamente cuando queremos que vengan”, resaltó Aróstegui aludiendo al programa de subvención de billetes de no residentes y a las escalas de cruceros turísticos, focalizadas los fines de semana. Para Aróstegui, por un lado “es determinante para abordar el futuro, parto juvenil que afecta a todas las capas de la sociedad, jóvenes sin estudios y titulados, los jóvenes ni tienen horizonte laboral en Ceuta y es una tragedia”; y por otro lado, es urgente “romper el círculo vicioso”. “Vienen los cruceros y se encuentran la ciudad cerrada, es un desierto, no ofrece nada”, constató, “es cierto, esta ciudad los fines de semana muere, se puede hacer algo, lo que sí sabemos es que no hacen nada”.

Sí pero no de Chandiramani

El tono de Aróstegui fue in crescendo con sus críticas a la inacción del Gobierno con reproches como “el problema no es que fracasen, es que ni siquiera intentan”; o “estamos viendo la decadencia de la economía de esta ciudad, en el ámbito privado, pero los empleados públicos vivimos como Dios, pero este es un juego peligroso”. Críticas que fueron cociendo el rechazo a medias del Gobierno.

Chandiramani lamentó tener que escuchar otro “mitin” del portavoz localista. “Que no nos preocupa, que no sabemos, qué hacemos, aquí somos los tontos y usted es el listo, el que más sabe de la clase y el que tiene la solución, que no es otra que un plan de empleo juvenil, esa es la solución al problema económico de la ciudad”. Aun así, la consejera de Economía planteó la posibilidad a modo de transaccional, de llevar la propuesta al Observatorio del Comercio y que sean los empresarios y los sindicatos quienes decidan si merece la pena.