"GRAVE QUEBRANTO"

El Gobierno de Sánchez deja un boquete de 7,2 millones a la Ciudad por la desalación y el impacto fronterizo

El Gobierno de Sánchez deja un boquete de 7,2 millones a la Ciudad por la desalación y el impacto fronterizo
Vivas, este martes, durante su comparecencia.
Vivas, este martes, durante su comparecencia.  
El Ejecutivo central socialista cambia de criterio "sin explicación razonable" y, según Vivas, ahora se niega a hacer con esos dos convenios lo mismo que con el que cofinancia la atención a los MENA. Para el presidente ceutí solo es "falta de voluntad política" con un asunto que "causa un grave daño a Ceuta y a los ceutíes". El descuadre se intentará cubrir rebajando un 30% el coste de la estructura de directores generales y eventuales y dejando de financiar la explanada de embolsamiento, entre otras medidas.

La armónica relación que, al menos ante las cámaras y poniendo siempre la "lealtad institucional" por encima de todo, ha mantenido el Gobierno de Ceuta con los Ejecutivos centrales del PP o del PSOE se ha quebrado. El presidente Vivas ha acusado este martes al de Pedro Sánchez de “vulnerar el principio constitucional de solidaridad” al negarse "por falta de voluntad política" a prorrogar para el ejercicio que está terminando, con el gasto ya realizado, los convenios que han venido cofinanciando la desalación de agua para cubrir las necesidades de la población (4 millones de euros) y el impacto que sobre distintos servicios tiene el hecho fronterizo (3,2).

En rueda de prensa, el líder del Ejecutivo autonómico ha explicado que “hasta el martes de la semana pasada el Gobierno central nos había transmitido tranquilidad porque, aunque las subvenciones nominativas no son, según la Intervención del Estado, objeto de prórroga con Presupuestos del año anterior, el Consejo de Ministros apelaría para darles continuidad a razones de excepcionalidad”.

“Así se hizo, de hecho, con el de menores extranjeros no acompañados [2,3 millones] el 31 de octubre y así se nos dijo que se haría antes de que terminase noviembre con los otros dos, pero lo que entendemos que si no sucede es por falta de voluntad política, ya que no existe explicación razonable”, ha criticado Vivas, “pese al gravísimo quebranto que en el desenvolvimiento presupuestario de la institución se causa tanto este año, cuando el gasto ya está hecho, como el próximo, para el que no podemos contar con esas cantidades por razones técnicas y de prudencia”.

“El Gobierno de Pedro Sánchez si se ha caracterizado por algo ha sido por atender cuestiones de urgencia con independencia de la derivada limitativa de su situación en funciones y no entendemos por qué nos va a tocar a nosotros los primeros con los que no lo haga”

El presidente ceutí, que ha asegurado que Melilla está “en la misma situación”, se ha confesado “preocupado” y hasta “angustiado” por “la vulneración del principio constitucional de solidaridad que se produce al dejar de atender dos circunstancias clave de nuestra singularidad: la ausencia de recursos hídricos y la presión que sobre la prestación de servicios públicos genera el hecho fronterizo”.

En lo que no ha querido entrar es en "especulaciones" sobre si el convenio de los MENA se considera desde La Moncloa "más importante" y por eso sí recibió luz verde o a si Ceuta puede estar pagando los platos rotos de las negociaciones de investidura en favor de otras regiones. "Sería una indecencia mayúscula utilizar los servicios públicos para transacciones partidistas", se ha limitado a marcar esa línea roja.

"Espero y deseo que esto se resuelva"

“Espero y deseo que esto se resuelva porque no causa daño a un Gobierno o a un partido sino a una institución, a Ceuta y a los ceutíes”, ha deseado Vivas pese a que durante los últimos siete días no ha encontrado “ninguna respuesta positiva” ni en la Plaza de los Reyes ni en la Secretaría General de Presidencia de La Moncloa, la Vicepresidencia o el Ministerio de Hacienda.

El presidente de Ceuta se ha mostrado incluso partidario de que “las Cortes Generales” aborden esta cuestión, ya que el hecho de que tenga o no un final satisfactorio servirá para “medir si de verdad hay o no compromiso con el futuro de estas dos ciudades”. “El Gobierno de Pedro Sánchez si se ha caracterizado por algo ha sido por atender cuestiones de urgencia con independencia de la derivada limitativa de su situación en funciones y no entendemos por qué nos va a tocar a nosotros los primeros con los que no lo haga”, ha añadido.

El Ejecutivo local ha trazado un primer plan de “ajuste” presupuestario en el proyecto de cuentas para 2020 que ya tenía elaborado que pasa por “suspender los programas que afectan a cuestiones en las que no tenemos competencias directas ni convenio con el Estado”, como la cofinanciación de los recursos destinados en el Tarajal II y la explanada de embolsamiento de vehículos (solo esta cuesta más de un millón al año que la Delegación prometió primero pagar a medias, aunque luego también reculó); por reducir “un 30%” el coste de la estructura de directores generales y personal eventual con despidos o rebajas salariales; y por retocar otras partidas que no ha detallado.

Si más pronto o más tarde hubiese una solución satisfactoria, la Ciudad volvería sobre sus pasos con una enmienda o un expediente de modificación de los Presupuestos que pretende tener aprobados definitivamente antes de finales de enero precisamente para que una prórroga más extensa de los de 2018 pudiese perjudicar al personal de la Administración o a las entidades que mantienen convenios con ella.