PARA PREVENIR CONTRATIEMPOS

El Gobierno y Tragsa posponen parte de la reforma de Jáudenes a después de Semana Santa

El Gobierno y Tragsa posponen parte de la reforma de Jáudenes a después de Semana Santa
La intervención en el tramo medio quedará para después del Domingo de Resurrección.
La intervención en el tramo medio quedará para después del Domingo de Resurrección.  

Pues no. Al final no. Al final Jáudenes estará abierta para Semana Santa pero no terminada. El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, se ha reunido esta tarde con responsables de la empresa Tragsa y con la Dirección Facultativa del proyecto de remodelación de la avenida Sánchez-Prado y su entorno, en el que se enmarca la reforma de la calle paralela, para "precisar el estado que presentarán estas obras con vista a la celebración de la próxima Semana Santa".

En el transcurso de este encuentro, al que también ha asistido la consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales, Mabel Deu, los representantes de Tragsa, con el visto bueno de la Dirección Facultativa, han reiterado que estos trabajos estarán "muy avanzados" para esa fecha, lo que permitirá que las procesiones puedan celebrarse "con la normalidad y prestancia que la Semana Santa requiere", según la descripción gubernamental.

A tal fin, y conforme estaba previsto, una vez contratados la mayor parte de los suministros, en los próximos días su ritmo "se intensificará".

Vivas había reiterado este mismo jueves por la mañana que sería "imperdonable" alterar la Semana Santa por las obras y ya abrió la puerta a encontrar una alternativa con antelación suficiente para evitar cualquier contratiempo de última hora para las Hermandades.

Por eso, "con la intención de evitar riesgos que pongan en peligro que la Semana Santa se pueda desarrollar con normalidad" se ha decidido "aplazar" hasta después de su celebración "la intervención en el tramo central de la calle Jáudenes, donde al igual que en el resto de la calle, y de forma complementaria, la empresa municipal Acemsa aprovechará para mejorar las redes de servicios básicos, con la instalación de nuevas conducciones de saneamiento, una actuación que no estaba inicialmente contemplada en esta obra".

La actuación, que comenzó a principios de enero y que está presupuestada en unos 600.000 euros, permitirá remodelar y actualizar la vía pública de la zona en cuestión, conservando los carriles de circulación, eliminar las barreras arquitectónicas existentes, unificar los criterios de diseño con las calles adyacentes y la colocación de nuevo mobiliario y jardinería.

Los trabajos mejorarán notablemente el aspecto de todo el entorno, favoreciendo la accesibilidad y dando continuidad a la reforma del centro histórico y comercial de la ciudad, emprendida hace unos años con la peatonalización del Paseo del Revellín y las actuaciones realizadas en Calle Real, Plaza de España y Plaza del Teniente Ruiz, entre otras.