SENADO

Marlaska y Fatima Mohamed protagonizan un tenso debate sobre política migratoria

Marlaska y Fatima Mohamed protagonizan un tenso debate sobre política migratoria
Grande Marlaska y Mohamed durante su intervención en el Senado.
Grande Marlaska y Mohamed durante su intervención en el Senado.  

El Senado ha vivido este primer martes de noviembre todo un duelo verbal entre el ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, y la senadora por Ceuta, Fatima Mohamed Dos Santos (PP) con la seguridad de las fronteras de Ceuta y Melilla como excusa, pero con la política migratoria como verdadero telón de fondo.

La senadora por Ceuta, la popular Fatima Mohamed Dos Santos, llevaba a la sesión de control al Gobierno una pregunta para el titular de Interior  sobre las medidas que va a tomar su departamento “para garantizar la seguridad de las fronteras de Ceuta y Melilla”. Unas medidas que, según anunció en sus primeros compases como ministro, incluían la eliminación de las concertinas por métodos menos cruentos, pero “todavía no sabe cuáles son”. “Créame, la imagen que ofrece de la frontera es de anuncio de televisión”, ironizó la senadora por Ceuta.

Grande Marlaska en el SenadoMarlaska, que afrontaba la pregunta de la senadora popular sobre la frontera tras un tenso debate previo sobre Cataluña, devolvió el sarcasmo, lamentando que Fatima Mohamed, en una pregunta sobre política migratoria no hubiese tenido ningún recuerdo a las 17 víctimas del naufragio de una patera en el Estrecho, “cerca de su tierra”. “Nunca nos verán acoger con honores a una patera, porque no hacemos demagogia, no hay nada que celebrar cuando la gente muere en el Estrecho, cuando las mafias se lucran con la inmigración”, rebatió indignada Mohamed en su turno de réplica, recordando que Ceuta vive día a día el fenómeno de la inmigración. “Sabemos de lo que hablamos”, zanjó la senadora por Ceuta.

Reproches aparte, el ministro de Interior aseguró que se estaba ultimando el proyecto de refuerzo de la seguridad en el perímetro fronterizo de las dos ciudades autónomas bajo la premisa “seguridad y humanidad”, lo que incluye, volvió a repetir como ya hecho ya varias veces en sede parlamentaria, la eliminación de las concertinas por un método menos cruento.  A ello, añadió, se suma la incorporación de 65 nuevos agentes de los GRS dela Guardia Civil en cada una de las ciudades autónomas y la presencia diaria de un helicóptero de vigilancia del perímetro.

“Me recuerda a Chiquito de la Calzada, antes de colocar la puntita del pie recula para atrás”, resumió en su segundo turno de intervención Fatima Mohamed

Recuerdos a Zoido

Marlaska recordó ate respecto la reciente visita a las fronteras de Ceuta y Melilla de su secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, algo que, apuntó, no hicieron sus predecesores en el cargo, como tampoco hizo el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, ni él mismo. Eso sí, se encargó de recordar Marlaska, Zoido sí visitó la frontera “para hacerse la foto” acompañando a Pablo Casado durante las primarias del PP.

Marlaska y los bandazos de Chiquito

“Me recuerda a Chiquito de la Calzada, antes de colocar la puntita del pie recula para atrás”, resumió en su segundo turno de intervención Fatima Mohamed, enumerando los cambios de opinión en materia, desde el Aquarius a las devoluciones en caliente, pasando por la expulsión de inmigrantes en los saltos a la vallas fronterizas de Cuta y Melilla. “Deje de dar bandazos”, reclamaba la senadora, recordando que el Gobierno de Rajoy reservó 19 millones de euros para la frontera de Ceuta y 15 para Melilla. “Déjese de demagogia y ejecútelo”, exigió Fatima Mohamed.

Sofía Acedo PPLas FCSE "confían en el Gobierno"

“Su partido tiene el triste record de saltos en la valla (…) me extraña que viniendo de Ceuta no venga con la lección aprendida”, insistió el ministro de Interior en su segundo turno, asegurando que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado “confían en este Gobierno” y están “contentos” con las medidas adoptadas

El debate en torno a las políticas migratoria se cerró con la interpelación de la senadora Sofía Acedo (PP) que, aunque estaba registrado en el orden del día que preguntaría por las conocidas como “devoluciones en caliente”, terminó interpelando en genérico si la intención del ministro Marlaska era “convertir España en el CIE de Europa o del mundo”.

Un tono agrio, “propio de otra persona”, que afeó el ministro, recordando su pregunta sobre el rechazo en frontera y enumerando los acuerdos con Senegal, Marruecos y Argelia, así como la política de retorno voluntario. Marlaska insistió en la necesidad de recupera las políticas migratorias como una cuestión de Estado, vinculada a la seguridad. Una cuestión que, insistió, debería estar en primera página. “Pero no veo que la política migratoria sea un tema importante y esté en primera página, pero a ustedes si les veo en las primeras páginas últimamente”.