2.661 MIGRANTES EN DOCE MESES

La Guardia Civil también cree que la valla ya no sirve para frenar a inmigrantes más coordinados y agresivos

La Guardia Civil también cree que la valla ya no sirve para frenar a inmigrantes más coordinados y agresivos
Alfonso Sánchez, Jefe Superior de Policía, el coronel José Luis G. Salinero de la Guardia Civil, el presidente Juan Vivas y el comandante general, Javier Sancho Sifre durante los actos de la Patrona de la Guardia Civil
Alfonso Sánchez, Jefe Superior de Policía, el coronel José Luis G. Salinero de la Guardia Civil, el presidente Juan Vivas y el comandante general, Javier Sancho Sifre durante los actos de la Patrona de la Guardia Civil  

El coronel de la Comandancia de la Guardia Civil de Ceuta, José Luis Gómez Salinero, se ha sumado a la tesis esgrimida en la Comisión de Interior del Congreso por el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, y ha afirmado taxativamente que la valla ya no sirve para frenar a unos migrantes subsaharianos, que han experimentado una “evolución preocupante” con nuevos modus operandi y una “actitud” más agresiva, “organizados y coordinados” e incluso en buena forma física.

En los últimos doce meses, desde la última festividad del Pilar, han sido interceptados 2.661 inmigrantes, un 71 por ciento más que en el curso 2015/2016. Pero no solop son más, también actúan de un modo distinto. Han “evolucionado”, argumentaba el coronel salinero en su alocución. Una evolución que pasa por la coordinación de los subsaharianos que esperan en los campamentos cercanos al perímetro, y por el uso de herramientas, algo que al parecer sorprende tanto en Interior como en la Comandancia de la Guardia Civil en Ceuta: “Destaca sobremanera su organización y coordinación, basada fundamentalmente en el reparto de funciones entre los asaltantes, siempre precedidos por guías conocedores del terreno y dotados de eficaces herramientas para cercenar los elementos de contención, llegando incluso a la fabricación artesanal de herramientas cortantes y armas blancas que no dudan en utilizar contra los dispositivos de contención”.

Una organización de trabajo en equipo, explicó en su discurso el coronel de la Guardia Civil José Luis Gómez Salinero, “que nos aleja del perfil que hasta ahora albergábamos en nuestra imaginario del inmigrante de mediana edad, que acuciado por la necesidad aprovechaba un descuido para intentar evitar el perímetro fronterizo arropado en pequeños grupos de inmigrantes confundidos en la oscuridad de la noche y que normalmente eludían el enfrentamiento directo con las fuerzas españolas”. Ese inmigrante “de mediana edad”, pacífico y que apenas daba problemas, argumenta Salinero, es ahora un inmigrante joven, preparado y en buena forma física que no elude el enfrentamiento.

Una evolución que describió con abundancia de términos bélicos: “Ha devenido en masivas embestidas de centenares de inmigrantes, muy jóvenes y con excelente preparación física, que conocedores de la vulnerabilidad del sistema de impermeabilización fronterizo, lanzan, de forma organizada y amparados en el anonimato de la enfurecida muchedumbre y en la oscuridad, asaltos a los elementos de contención con contumaz persistencia, haciendo gala de una inusitada violencia y degenerando la intervención policial a pie de vallado en una lucha cuerpo a cuerpo de resultados inciertos entre el asaltante, demandante de los derechos que considera le pudieran corresponder como inmigrante y el agente, defensor a ultranza del derecho, y obligación, del Estado soberano a defender sus límites territoriales de intrusiones no autorizadas, pues para ello existen los lugares habilitados al efecto en los pasos fronterizos contemplados en el ordenamiento interno y en los convenios y tratados internacionales de los que España es parte”.

Coronel de la Guardia Civil, José Luis Gómez SalineroUna situación cambiante que “obliga a un nuevo enfoque” de las medidas de contención (la valla) y de detección temprana “pues ha dejado de cumplir su finalidad al no estar originalmente previsto para asaltos de la magnitud e intensidad que actualmente soporta”, debiendo ser sustituido “por un nuevo y eficaz sistema de detección temprana sobre la base de equipos tecnológicos y por infraestructuras de obstáculos pasivos capaces de disuadir, impedir o, al menos, dificultar su vulneración por ese nuevo inmigrante evolucionado en organización y equipamiento y, en todo caso, retrasar la acción de los asaltantes para ganar tiempo”.

Unas mejoras, físicas y tecnológicas que, aun así, necesitarán de la colaboración de Marruecos para su eficacia: A este respecto, el de la eficacia, resulta obvio señalar que la colaboración de las Fuerzas Auxiliares y del Ejército marroquíes son, actualmente y aun contando el día de mañana con un renovado sistema de impermeabilización fronterizo, imprescindibles, por lo que se ha de fomentar en el día a día y, sin duda, mejorar”.