A PARTIR DEL LUNES

La guerra por los asesores de los grupos parlamentarios lanza la legislatura más complicada de Vivas

La guerra por los asesores de los grupos parlamentarios lanza la legislatura más complicada de Vivas
El único diputado de Ciudadanos en la pasada legislatura pudo contar con 3 trabajadores eventuales a su cargo para ayudarle en labores de oposición, la clave está en si se respetará aquel acuerdo./archivo
El único diputado de Ciudadanos en la pasada legislatura pudo contar con 3 trabajadores eventuales a su cargo para ayudarle en labores de oposición, la clave está en si se respetará aquel acuerdo./archivo  

¿Cuántos asesores podrá nombrar cada grupo parlamentario? A estas alturas la respuesta cabría pensar que se puede encontrar en el Reglamento que rige el funcionamiento de la Asamblea de Ceuta, pero no. La respuesta exige un acuerdo de la Junta de Portavoces o del Pleno de la Asamblea, lo que obliga a hacer encaje de bolillos y a negociar para dirimir el resultado en una votación que previsiblemente tendrá lugar esta semana cuando hay convocada una Junta de Portavoces que se pronunciará sobre el asunto.

Es la primera batalla de la guerra que enfrenta el Gobierno en minoría de Juan Vivas. La composición de la Asamblea salida de las urnas obliga a que para cuestiones como estas al menos dos partidos se tengan que poner de acuerdo. Y curiosidades del destino, en este asunto concreto se puede llegar a dar el caso de que VOX, al que todos tratan poco menos que como un apestado, acabe votando en el mismo sentido que el PSOE o que el MDyC.

El portavoz del Gobierno y consejero de Economía y Hacienda, Alberto Gaitán, ha confirmado a Ceutaldia.com que el número de asesores que podrá nombrar cada grupo no está nada claro y que la situación se dirimirá previsiblemente en una Junta de Portavoces que tendrá lugar esta semana.

Gaitán confirma que al poco de conformarse la Asamblea había acuerdo: “la idea era continuar con el criterio de la anterior legislatura y que cada grupo tuviera al menos 3 asesores y uno por vicepresidencia. Pero ahora no hay acuerdo”, ha explicado.

Esto lo saben bien también en los grupos políticos de la oposición, en especial en los minoritarios que como Caballas tiene más que perder que ganar con el asunto y ningún margen de maniobra con un solo voto. Los localistas, como en el caso del MDyC, asumen que tendrán los asesores que quieran los grupos mayoritarios, uno o tres.

Si bien hay diferencias entre a quién señalar. Si se le pregunta al Gobierno, Gatián señala que las discrepancias sobre los asesores que corresponden a cada cual las tienen VOX y el Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía de Ceuta (MDyC) de Fátima Hamed. VOX quiere un asesor por diputado y al MDyC “le parecían poco 3 asesores”, señala Gaitán sin esconderse. En cambio si se le pregunta a los grupos minoritarios señalan al PSOE como responsable de quebrar el acuerdo que había: “quieren acabar con nosotros”, dice un localista en alusión a los socialistas.

¿Y en el PSOE que dicen? Pues su número dos y vicepresidenta primera de la Asamblea, Cristina Pérez, va más en la línea de VOX de un asesor por diputado más los que sumen extra las Vicepresidencias que en la del acuerdo de la anterior legislatura, pero se muestra favorable a que los tres grupos mayoritarios, PP, PSOE y VOX pierdan asesores para que los minoritarios, Caballas y MDyC, lleguen a los tres asesores.

De ahí que cree que Caballas y MDyC acabarán teniendo 3 diputados, VOX 5 ó 6, el PSOE, 6 y el PP, 6 ó 7. En la anterio legislatura cada Grupo Parlamentario tenía 3 asesores, pero en esta todo el mundo da por hecho que el total se cargos de designación directa que nombrarán los partidos en la Asamblea ascenderá al máximo posible, 25.

De momento VOX y el MDyC, en apariencia fuerzas irreconciliables en su visión política, ya han coincidido en algo. Son los dos únicos partidos que han renunciado a nombrar un asesor. Un Boletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Ceuta (BOCCE) extraordinario recogía el pasado jueves 27 de junio el nombramiento de Isabel Santaella como personal eventual del Grupo Parlamentario Popular, de Carlos Bringas por el PSOE y de Mohamed Ahmed por Caballas. Tanto en MDyC como en VOX opinan que esos nombramientos no son procedentes y que el asunto “todavái se tiene que determinar en la próxima Junta de Portavoces, quedando como tal pendiente de aprobación en el próximo Pleno”, afinan desde VOX.

Y eso que el reglamento dice que al menos cada grupo parlamentario podrá contar con un asesor, es decir, pase lo que pase, parece poco probable que no haya al menos un asesor por grupo y esos nombramientos se mantengan. Pero el reglamento estipula también que todo el asunto de los asesores tiene que ser objeto de acuerdo de la Junta de Portavoces y del Pleno.

Desde fuentes de la Asamblea se apunta a que el PSOE quiere 8 asesores y que por eso la Junta de Portavoces será tensa. Parece también poco probable que VOX acceda a perder uno de los 6 asesores que podría llegar a tener para que Caballas y MDyC lleguen a 3 trabajadores eventuales. Si las dos formaciones están de acuerdo en esto y votan una propuesta en este sentido tienen mayoría absoluta y podrían dejar a MDyC y Caballas con un único trabajador de confianza, por los 3 de los que disfrutaron la legislatura pasada.

Gaitán reconoce que si no hay acuerdo, “habrá que votar”, pero el Gobierno, anuncia, va a “seguir intentando llegar a un consenso” con todos los grupos. Y es que en principio en el PP sí parecen dispuestos a que Caballas y MDyC cuenten como ya pasó con Ciudadanos la legislatura pasada con 3 asesores cada uno, respetando así aquel acuerdo en detrimento del asesor por diputado que sugiere como criterio el reglamento.

La Junta de Portavoces se prevé tensa por este asunto y parece sólo la antesala de una legislatura en la que será necesaria la negociación casi para cada asunto que pase por el Pleno para su aprobación. Lo más inminente es precisamente los nombramientos de los cargos públicos que restan, los asesores de cada grupo político y como siguiente caballo de batalla la renovación de las sociedades y empresas municipales, donde la situación es parecida y al PP no le alcanzará la abstención del PSOE para sacar adelante nombramientos si el resto los votan en contra, de ahí que los socialistas estén presionando por ejemplo para forzar cambios en la televisión pública.

Una situación a la inversa se puede dar en el primer Pleno, donde Caballas baraja la posibilidad de presentar una propuesta para cesar a todos los directores generales y viceconsejeros que ha nombrado el Gobierno. Lo haría con la intención de retratar al PSOE cuya abstención alcanzaría para que los 9 votos en contra de la iniciativa de Mohamed Ali que se suponen por parte del Partido Popular tumbarían la iniciativa. La abstención socialista de facto avalaría los nombramientos del Gobierno. Una situación que provoca llamaradas incluso en el seno de UGT, el sindicato vinculado con el PSOE y cuyo histórico secretario de acción sindical, Eloy Verdugo, es hoy diputado, y su voto es fundamental para avalar el nombramiento de cargos contra los que el sindicato ha venido llevando a los tribunales sus nombramientos. Un retorcido detalle más para terminar de complicar el asunto. Y como telón de fondo, el presidente Vivas avisando, incluso públicamente, que si no le dejan gobernar se irá para no ser obstáculo. La traducción de su ‘amenaza’ es que su figura es hoy por hoy la que frena un hipotético acuerdo entre el Partido Popular y VOX. Su salida podría propiciar la entrada de la derecha extrema en el Gobierno, lo que para la mayoría de la oposición en la izquierda es el mal mayor.