DECLARA EL 20 DE JUNIO

Hachuel culpa del miedo de los funcionarios en las licitaciones a todo, menos a los corruptos

Hachuel culpa del miedo de los funcionarios en las licitaciones a todo, menos a los corruptos
Hachuel este viernes ejerciendo de Portavoz
Hachuel este viernes ejerciendo de Portavoz  

El portavoz del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Ceuta, Jacob Hachuel, ha reconocido este viernes que el Ejecutivo vive un “momento delicado” ante el rosario de causas abiertas que implican a miembros o ex miembros del gabinete de Vivas. Él mismo tendrá que declarar el 20 de junio por la no ejecución de la sentencia que inhabilitaba a dos agentes de la Policía Local. Pero ha hecho extensiva esa “delicada situación” a toda la administración pública en todo el país.

“Ayer mismo escuché que hay 14.000 millones de euros en licitaciones o adjudicaciones pendientes que no salen adelante porque nadie se atreve a firmar un papel. No hay funcionarios que quieran firmar un documento. Nosotros también. No somos ajenos a eso. Yo mismo no sé si mañana me voy a levantar con una citación por prevaricación y soy absolutamente escrupuloso con todo lo que firmo. Y sin embargo, la prevaricación, desayunamos con ella todos los días. Espero que todo al final quede en nada. Estoy convencido”, ha explicado haciendo un recorrido de la generalidad a su caso particular.

Para Hachuel las causas de esa especie de pánico administrativo a acabar encausado tiene que ver con un clima general generado por muchos factores: “las redes sociales, los intereses perversos de partidos que quieren gobernar con subterfugios, los medios de comunicación, también, por supuesto, y todos. Ahí está el ejemplo de Cifuentes”, ha dicho.

Preguntado, ha negado que la UCO de la Guardia Civil o los jueces fomenten ese clima con sus informes, sentencias o autos enviando responsables o ex responsables públicos a la cárcel. Cuestinado de nuevo por si las operaciones Lezo, Púnica o Gürtel y la ristra de políticos conocidos en prisión o con cuentas en Suiza no formaban parte de esa especie de clima paranoico, ha despachado con una extensión a “todos” de los anteriores factores y ha insistido en que las “redes sociales se han convertido” en una especie de vertedero de opiniones que contribuyen a ese clima que “tiene una connotación para el normal funcionamiento de la sociedad”.

Lo dice el portavoz del Gobierno de Vivas que en su perfil en Facebook, que lo tiene, acostumbra a compartir vídeos de Álvaro Ojeda (casi siempre de fútbol, eso sí), o que no dudó en dar por buenas informaciones de medios de dudoso pelaje en donde se leía el titular: “El Estado Islámico amenaza a los españoles con nuevos atentados si no votan a Podemos”. Falso. O el famoso pasquín analizando a Podemos atribuido a Pérez Reverte (autoridad para todo), que no era del escritor. Reiteradas publicaciones incidiendo en la financiación iraní o venezolana de Podemos, 4 veces archivada por la Justicia por falta de pruebas. Otro post sobre la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en el que se decía que no habla idiomas y no tiene estudios y sólo se ha dedicado profesionalmente a trabajar para oenegés subvencionadas por las instituciones públicas. Aquí el enlace al currículum de la alcaldesa: habla al menos italiano (hizo el Erasmus en Milán cuando cursaba estudios de Filosofía y Letras en la Universidad). O, tal vez, uno de sus preferidos, lo compartió dos veces: una foto de Pablo Iglesias con el entrecomillado “Ceuta y Melilla son como el apéndice o la vesícula del país, si te los quitan no pasa nada”. Una frase que tampoco dijo nunca el líder de Podemos.

Son sólo algunos ejemplos de lo que Hachuel mismo ha compartido, sin demasiado rigor, en la principal red social, Facebook, que él mismo ha despreciado este viernes. Publicaciones todas ellas realizadas cuando ya era portavoz del Ejecutivo.