BALANCE DEL GOBIERNO

Hernández de Vivas: “cansino, aburrido, repetitivo, retórico y desilusionante”

Hernández de Vivas: “cansino, aburrido, repetitivo, retórico y desilusionante”
Hernández durante el Pleno del pasado mes de septiembre./archivo
Hernández durante el Pleno del pasado mes de septiembre./archivo  

El líder de los socialistas considera que el discurso del presidente y los objetivos marcados este jueves demuestran su "decandencia y agotamiento"


La valoración del PSOE de Ceuta sobre el balance realizado este jueves por el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, no ha escatimado en calificativos sobre su discurso para llegar a la conclusión de que se trata de la expresión de “la decadencia de un gobierno agotado y sin soluciones reales para los problemas de Ceuta y de los ceutíes”, según las propias palabras del líder de la oposición Manuel Hernández. El secretario general de los socialistas ceutíes considera que “el discurso político de Vivas es cansino, aburrido, repetitivo, retórico y desilusionante”.

El PSOE considera que los problemas de la ciudad siguen siendo los mismos, “pero más agravados por la dejadez del Gobierno del Partido Popular a la hora de afrontarlos con solvencia”, según ha recogido la formación en un comunicado.

Los socialistas considera que “el principal problema de Ceuta, en la actualidad, es el de la frontera junto al desempleo, y que ambos tienen su conexión, sin embargo, y como muestra de la incompetencia, el retraso en la disponibilidad de la nueva explanada para los vehículos indica una total falta de dinamismo y capacidad resolutiva en la gestión por parte del ejecutivo”.

En el seno del PSOE hay una “profunda preocupación” porque hay asuntos económicos importantes que se plantean por parte del Gobierno, como la reforma del IPSI y el abaratamiento del precio del barco, pero que “no terminan de salir adelante con contundencia, firmeza, profundidad y efectos positivos”. Por ejemplo, la reforma del IPSI, tan prometida año tras año por el ejecutivo de Vivas, “está anclada en una cerrazón por parte de la Ciudad durante mucho tiempo. Al respecto, desde el Partido Socialista se opta por llevar a cabo una reforma integral del impuesto, que impulse sobre todo a actividades que son fundamentales para el desarrollo económico, y que no se quede en una simple modificación parcial sin consecuencias positivas claras para la actividad económica de la Ciudad”.

Los socialistas están convencidos que “el escenario maravilloso que presentan los populares en cuanto a inversiones y atención a las barriadas es de nuevo una campaña de marketing. El pueblo de Ceuta ya conoce muy bien los cantos de sirena de este Gobierno que está más que amortizado”.

Hernández ha señalado que “el Gobierno del Partido Popular ha demostrado una incapacidad manifiesta para llevar a cabo el cumplimiento de lo prometido en el apartado de Inversiones durante ya muchos años, faltando a su compromiso con la ciudadanía”. Al hilo de lo anterior, ha añadido que “algunas inversiones planteadas actualmente son actuaciones que se planifican año tras año pero que no se ejecutan, sino que se van trasladando en el tiempo”.

Desde Daoiz se tiene muy claro que “el Ejecutivo del Partido Popular es totalmente incapaz de hacer un cuadro de inversiones que genere realmente expectativas para un importante desarrollo económico que necesita la Ciudad”. Además, se considera que “la mayoría de las barriadas, sobre todo las de la periferia, están muy abandonadas, dejando mucho que desear la calidad de los servicios que se prestan, pero es que en algunos casos ni siquiera se llegan a prestar algunos de esos servicios que pagan los ciudadanos a través de sus impuestos”.

En definitiva, desde el PSOE de Ceuta se apunta a que “la falta de credibilidad en las palabras y en los compromisos de Vivas y de su equipo lo que genera es una mayor falta de confianza de la ciudadanía”. Añadiendo que “cada vez resulta más evidente que Vivas no cuenta con una apuesta real por un futuro modelo de Ciudad que invite al desarrollo económico y a la innovación, y ni mucho menos tiene una respuesta sólida para la resolución de los problemas estructurales de los ceutíes, ni siquiera deja entrever un resquicio para la recuperación de la cohesión social perdida”.