DESDE 2015

Interior ha gastado 100.000 euros en la Oficina del Tarajal que no ha atendido ni a un refugiado

Interior ha gastado 100.000 euros en la Oficina del Tarajal que no ha atendido ni a un refugiado
El ex ministro Fernández Díaz, con Vivas, en la inauguración de la Oficina.
El ex ministro Fernández Díaz, con Vivas, en la inauguración de la Oficina.  

La Dirección General de la Policía del Ministerio del Interior ha gastado más de 100.000 euros durante los tres últimos años en el mantenimiento de la Oficina de Protección Internacional que el por aquel entonces ministro competente, Jorge Fernández Díaz, inauguró a bombo y platillo en el Tarajal el 16 de marzo de 2015 como "un paso de enorme significado a la hora de facilitar el acceso al procedimiento internacional en frontera y dar cumplimiento a la normativa en materia internacional y europea".

En realidad, tal y como era previsible teniendo en cuenta las características de la frontera ceutí, a esas dependencias no ha llegado ni un solo potencial solicitante de asilo o refugio en territorio español, según ha confirmado esta semana el Ejecutivo central: "Desde que se instaló la Oficina de Protección Internacional en el puesto fronterizo de El Tarajal en Ceuta Oficina, en el año 2015, no ha pasado ningún usuario por la misma".

La puesta en marcha de la Oficina de Protección Internacional de Ceuta (y la de Melilla) requirió una inversión en instalaciones "a fin de proporcionar el espacio necesario y una infraestructura para una adecuada recepción, formalización e inicio de la tramitación de las solicitudes"; como de recursos humanos "ante la necesidad de reforzar el personal que preste atención a los solicitantes para informar y tramitar las solicitudes, proveer la dotación necesaria de intérpretes y adecuar las necesidades de personal instructor de las solicitudes por parte de la Oficina de Asilo y Refugio".

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) alertó ya entonces de que "las recién inauguradas oficinas de asilo enmascaran la realidad en la frontera y buscan calmar conciencias". Su mantenimiento costó 18.072,24 euros en 2015, 72.288,96 en 2016 y 11.173,34 euros el año pasado.