DERECHOS DEL NIÑO

La ONU exige a España que cese las devoluciones en caliente de niños en las fronteras de Ceuta y Melilla

La ONU exige a España que cese las devoluciones en caliente de niños en las fronteras de Ceuta y Melilla

El Comité de Naciones Unidas para los Derechos del Niño pide a España acabar con la práctica de las devoluciones en caliente de niños necesitados de protección internacional y establecer unos centros de recepción adecuados para los menores de edad. Es el resultado del escrutinio de dicho Comité a España llevado a cabo el pasado mes de enero y cuyas conclusiones ha hecho públicas este 8 de febrero.


Los miembros del Comité se muestran "preocupados por los rechazos en frontera de niños necesitados de protección internacional en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y sin las garantías necesarias" por lo que pide a las autoridades españolas que "acaben con la práctica" de las devoluciones en caliente de algunos niños, "asegurándose que todos los procedimientos y estándares son acordes a su estatus de niños y con la legislación nacional e internacional".

Una "preocupación" de Naciones Unidas que contrasta con la posición de los Gobiernos de Ceuta y Melilla, partidarios de agilizar esas devoluciones, como explicaba el presidente Juan Vivas hace apenas una semana, calificando de “gravísima problemática” la situación que para las dos ciudades autónomas supone la presencia de menores extranjeros no acompañados (MENA) y abogando por que España se dote de una legislación que permita “responder con más agilidad” al objetivo de devolver a esos jóvenes “con sus familias y amistades, que es donde mejor pueden estar”.

Trato de adultos

El Comité expresa también su "seria preocupación" por el hecho de que la legislación española permita a la Fiscalía llevar a cabo procedimientos para determinar la edad de niños extranjeros no acompañadas. "El Comité está preocupado por el uso de métodos de determinación de la edad intrusivos, incluso en casos donde los documentos de identidad parecen auténticos, particularmente en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, a pesar de varias decisiones del Tribunal Supremo".

"Muchas veces la determinación de la edad se hace automáticamente incluso cuando hay documentos que prueban que es menor, y estos procedimientos son intrusivos, y además se sabe que estos nunca son precisos, y hay niños que son tratados como adultos cuando no lo son", afirmó en rueda de prensa uno de los miembros del Comité, Gehad Madi. En este sentido mostraron su preocupación por unos cien niños no acompañados en situación de calle en los puertos de Ceuta y Melilla.

Altos niveles de violencia

El Comité denuncia también los "altos niveles de violencia, y tratamiento y protección inadecuados por parte de los profesionales de los centros de recepción para niños, incluyendo alegaciones de prostitución de niñas, acceso insuficiente a la educación regular y a actividades de ocio y la falta de un mecanismo de quejas". "Algunos de los centros para niños no acompañados realmente no cumplen con los estándares. Los centros están abarrotados, el doble de su capacidad, esto debe cambiar", urgió Madi. Los miembros del Comité solicitan a España que se establezcan "instalaciones adecuadas para niños, especialmente en Ceuta y Melilla, y para los niños que lleguen por mar a las costas andaluzas y a que desarrollen mecanismos para recibir y tratar quejas de niños en centros de protección, se tomen las medidas necesarias para evitar casos de malos tratos y se investigue cualquier denuncia al respecto".