ADUANA COMERCIAL

Marruecos cierra la aduana comercial de Melilla y agudiza el temor a su asfixia económica

Marruecos cierra la aduana comercial de Melilla y agudiza el temor a su asfixia económica
Imagen del lado marroquí de la frontera del Tarajal.
Imagen del lado marroquí de la frontera del Tarajal.  

Marruecos ha dejado a Melilla como a Ceuta, sin aduana comercial, un hecho diferencial (aunque minoritario en comparación con el volumen del porteo) entre las dos ciudades autónomas con algo más de medio siglo de antigüedad que ha desaparecido. Entre el 31 de julio y el 1 de agosto, ls autoridades del país vecino la cerraron "sin consultar con las autoridades españolas" dando pie a otro motivo de "enorme preocupación", según el reportaje publicado en 'El Confidencial' por Ignacio Cembrero, para la ciudad autónoma, "que teme ser económicamente estrangulada".

El pasado 31 de enero los presidentes de Ceuta y Melilla "confirmaron" en Málaga su "compromiso" de p"romover la integración de las dos ciudades en la Unión Aduanera, de maneraconjunta y coordinada, y sin perjuicio de mejorar y perfeccionar el actual Régimen Económico y Fiscal (REF)" pero desde entonces al menos Vivas ha vuelto a echar el freno a ese plan.

Con las dos ciudades acosadas por las las medidas de los bancos contra el flujo de efectivo, a ambas les queda solo el 'comercio atípico' como sustento económico en relación con el Reino alauita. De momento al menos no se ha registrado ninguna "protesta pública" por la medida adoptada en Melilla del Gobierno de Pedro Sánchez, que según destaca Cembrero "no ha conseguido que el rey Mohamed VI le reciba en audiencia" mientras "se ha producido un fuerte repunte de la inmigración irregular, que ya estaba en constante auge desde 2017; y además Rabat suprime ahora la aduana comercial terrestre de Beni Enzar". También está pendiente desde principios de enero la visita de Estado de los Reyes de España a Marruecos que el monarca alauí canceló seis días antes de su inicio.

El cerrojazo aduanero en Melilla se atisbó a mediados de julio, cuando la Administración de Aduanas marroquí distribuyó a los operadores comerciales una circular escrita en árabe y francés que avanzaba que "solo las mercancías comerciales que desembarquen en el puerto de Beni Enzar serán objeto de despacho de aduanas a la importación".

A los operadores se ha ofertado una reducción del 30% de los aranceles vigentes si descargaban la mercancía en el puerto de Beni Enzar, situado entre Melilla y  Nador.  Según 'El Confidencial', los empresarios melillenses, "ya de por sí quejosos ante una frontera cuyo cruce constituye un calvario de varias horas", como la del Tarajal desde hace meses, "han puesto ahora el grito en el cielo". Margarita López Almendáriz, presidenta de la Confederación de Empresarios de Melilla, ha escrito al presidente Sánchez para pedirle ayuda porque se trata, según ella, de “una cuestión de Estado y de la Unión Europea”.

López Almendáriz vaticinó ante la prensa local que “toda la economía de la ciudad se va a resentir”. “Si la situación no se para, habrá muchos despidos de trabajadores”, advirtió. “Hay transitarios, agentes de aduana y otras empresas especializadas que se encargan de esta tarea y si no hay aduana, todos ellos van a ir perdiendo clientes y negocio hasta tener que ir despidiendo empleados”. Bajo cuerda otros pequeños empresarios hablan directamente de asfixia de la ciudad.

La delegada del Gobierno, Sabrina Moh, solo ha hecho, por su parte, una breve declaración recogida por la delegación local de la COPE. Asegura estar en contacto con el Consulado de España en la vecina Nador y con la Embajada en Rabat para “ver cómo se puede resolver”. Si hubiera una solución, esta no pasaría por las representaciones diplomáticas sino por un diálogo de gobierno a gobierno.