"INCERTIDUMBRE" EN EL MERCADO

Marruecos mantiene el veto "sin explicación" a la entrada en Ceuta de su pescado

Marruecos mantiene el veto "sin explicación" a la entrada en Ceuta de su pescado
Imagen del mercado de este martes.
Imagen del mercado de este martes.  
“Todo el pescado que ves es del sábado y lo que no ha entrado escondido y lo poquito que está entrando de la Península”, resume uno de los comerciantes del mercado, donde cunde la "incertidumbre" mientras las autoridades aseguran no saber nada del enésimo gesto de "hostilidad" del país vecino.

Los puestos de los mercados de Ceuta han amanecido diezmados por segundo día. La mercancía expuesta en las pescaderías sobrevive desde el sábado tras el bloqueo repentino de Marruecos a los productos perecederos que entran en Ceuta a través del Tarajal y que no solo afecta al pescado, también a la fruta.

“Todo el pescado que ves es del sábado y lo que no ha entrado escondido y lo poquito que está entrando de la Península”, resume uno de los comerciantes del mercado. Esta mañana, como todos los días, ha estado en la frontera, “y no entrada nada, ni pescado ni fruta ni nada que venga de Marruecos”, resume, reacio a dar su nombre. No es el único. Mohamed, del puesto número 13, al otro lado de su mostrador escuálido de género tampoco quiere hablar: “Los periodistas lo engordáis todo y esto ha pasado otras veces y puede que mañana no pase, quién sabe”. Es el único que mantiene cierto optimismo, el resto no puede ocultar su preocupación.

Las autoridades marroquíes han prohibido este martes la salida hacia Ceuta de las aproximadamente 10,5 toneladas de pescado fresco que cada día entraban hasta ahora procedentes del Reino alauita en la ciudad autónoma para abastecer a los mercados y a parte del sector hostelero local. Las restricciones se han aplicado “sin ninguna explicación” desde este lunes, jornada en la que a mediodía sí se permitió el paso de “algunas cajas”, según han indicado fuentes de la Delegación del Gobierno y del Ejecutivo local. Este último interpreta la decisión como un paso más de “hostilidad” hacia la ciudad en busca de su “aislamiento”.

La Administración autonómica, encargada del control sanitario de la mercancía, cifra en una media diaria de 375 kilogramos por puesto (a razón de quince cajas con 25 kilogramos cada una) el pescado procedente de Marruecos que llegaba al Mercado Central, donde hay 28 de este tipo, un total de 10,5 toneladas, aunque parte de ellas se derivaba directamente a bares y restaurantes a primera hora de la mañana.

La solución, cree Mohamed, es volver a los orígenes. “Antes no comprábamos nada en Marruecos, todo era de aquí, el pescado venía de la lonja, los barcos pesqueros existían. Solo es querer hacerlo”

“No tenemos nada de información, solo incertidumbre”, explica resignado el presidente del Mercado Central, Francisco Galán, “este mercado depende todo del pescado, la fruta todavía entra de la península pero sin el pescado ya se pueden ahorrar la reforma que planean porque esto cierra”. La situación es muy preocupante, pero lo que no es, seguro, es una sorpresa. “Se venía venir, Marruecos está quitando las compras y mercancía de Ceuta, el porteo… tarde o temprano sabíamos que iba a pasar”. Galán se resigna, consciente de que “cuando se meten cosas políticas poco se puede hacer”.

Antonio también tiene claro que la política, concretamente la geopolítica, es la causa del bloqueo: “Marruecos tiene una oportunidad histórica de reventar Ceuta y Melilla, porque España tienen un Gobierno cobarde y ellos lo saben”, resume, “se ve venir, han empezado por las naves y ahora el mercado”.

Mercado pescado

Mohamed está también resignado. Este lunes entró “algo” de mercancía al mediodía, pero la incertidumbre es el único asidero cuando se trata de Marruecos. “Ahí no se puede hablar con nadie, como no haga algo la Delegación aquí nada”, se lamenta.  Aunque él también lo veía venir. “El domingo ya estaban diciendo que no pasaba ni un plátano, no es solo pescado, es en general”, explica, augurando que esto tiene mala solución si sigue el inmovilismo: “Tiene que movilizarse el Gobierno, Sio ni hace nada, los otros tranquilos, que es lo que quieren ellos presionar…”. Para Mohamed el problema es el de siempre: “Lo llamamos frontera pero no lo es, solo es un paso fronterizo, no tiene aduanas, no tiene leyes de frontera…”

La solución, cree Mohamed, es volver a los orígenes. “Antes no comprábamos nada en Marruecos, todo era de aquí, el pescado venía de la lonja, los barcos pesqueros existían. Solo es querer hacerlo”. Por la vía reglamentaria de abastecimiento, la de los muelles del Puerto de Ceuta, solamente se desembarcan en la ciudad unas 40 toneladas de pesca fresca al año, según la última Memoria de la Autoridad Portuaria, correspondiente al ejercicio 2018, que cifra en 63.514 euros el valor declarado en primera venta registrado.

Fuentes gubernamentales han recordado que, al carecer de aduana comercial, la mercancía procedente del país vecino no solo parte de un precio “muy inferior” al de la que llega desde Algeciras, sino que también elude el pago de impuestos a la Importación en un terreno de 'alegalidad' consentida por ambos países.

Gestos de "hostilidad"

Esta decisión de las autoridades marroquíes se suma a los gestos de “hostilidad” que el Gobierno de Ceuta que preside Juan Vivas lleva semanas denunciando. Desde el pasado verano “Marruecos ha cortado el comercio transfronterizo unilateralmente, ha arruinado el esfuerzo de España en el el paso fronterizo peatonal para porteadores, cada vez restringe más la llegada aquí de turismo de ocio y de compras, ha dictado instrucciones a los funcionarios marroquíes para que no visiten Ceuta y Melilla y ha planteado lo de las aguas territoriales”. 

La llamada de “socorro” del Ejecutivo local al de la Nación no ha encontrado, de momento, respuesta satisfactoria. Según ha denunciado el portavoz gubernamental, Carlos Rontomé (PP), la Ciudad se siente “frustrada” y “desamparada”.