FRONTERA

Marruecos refuerza el control de pasaportes para entrar en Ceuta y censa a las porteadoras

Marruecos refuerza el control de pasaportes para entrar en Ceuta y censa a las porteadoras
Archivo
Archivo  
La policía marroquí está restringiendo los accesos a la ciudad autónoma de Ceuta mediante el refuerzo del control de pasaportes de marroquíes, muchos atraídos por el porteo y censando a los porteadores que pasan por Tarajal II.

“Ya no dejan pasar a todos y no renuevan el pasaporte si no has nacido en Tetuán”, explica Saída, una empleada de hogar que es testigo diario de los cambios que está viviendo Bab Sebta, el lado marroquí de la frontera entre Ceuta y Fnideq (Castillejos). Hasta ahora, todo aquel que portara un pasaporte L, LG, LE y LS pasaba sin problemas, pero las autoridades marroquíes han decidido poner coto a la “picaresca” de venir desde otras provincias a empadronarse en Tetuán para poder ejercer el porteo en Ceuta "de forma no natural", según informa la agencia EFE.

La medida trata de poner freno al aumento exponencial que ha registrado el número de marroquíes que se dedican al porteo transfronterizo, causado principalmente por el éxodo desde el centro y sur de Marruecos, principalmente de mujeres, hacia Tetuán y las localidades cercanas empadronándose para poder acceder a Ceuta y trabajar bien en el porteo o como empleadas de hogar sin regularizar en la ciudad autónoma. Un éxodo masivo que ha llegado a colapsar la frontera de Ceuta, registrando más de 5.000 porteadores por Tarajal II, a los que se suman cada día los coches-patera y el porteo a pie en régimen de viajeros por el paso fronterizo de Tarajal.

Para tratar de evitarlo y dando una vuelta de tuerca más para estrangular el porteo, la policía marroquí está restringiendo los accesos a la ciudad autónoma de Ceuta mediante el refuerzo del control de pasaportes de marroquíes, muchos atraídos por el porteo. Fuentes policiales han confirmado a EFE que la policía tiene orden de estrechar su vigilancia, impidiendo el acceso a la ciudad autónoma a todo aquel que no pueda demostrar más de seis meses de residencia continuada en Tetuán o ‘wilaya’ (provincia) denegándosele el empadronamiento.

Fuentes la Delegación de Gobierno confirman que tienen constancia de este refuerzo de los controles aunque, precisan, Marruecos no comunica ni sus intenciones ni sus decisiones sobre la gestión de su frontera.

El refuerzo en el control de los pasaportes y la negativa a la entrada de muchos marroquíes, coincide en el tiempo con la reciente muerte de una porteadora cuando esperaba de madrugada para entrar en Ceuta y con las reiteradas protestas de porteadores en Bab Sebta, la última este mismo jueves, según adelantaba el diario El Faro

Frontera aduana Marruecos marroquí mehani -1Las fuentes policiales que cita la agencia de noticias española no concretan que las medidas estén específicamente diseñadas para el contrabando mediante el porteo por Tarajal II (antes denominado por ambos lados de la frontera como comercio atípico) y alude también a la inmigración irregular incluso a “personas con suficientes medios económicos que tratan sencillamente de entrar en Ceuta sin problemas de visados".

El pasado mes de julio, el Gobierno marroquí ya prohibió a sus altos cargos que accedan a Ceuta y Melilla, ya sea de visita o de tránsito en sus viajes a Europa, mediante una circular del Ministerio de Exteriores: "Se prohíbe tajantemente a todos los portadores de un pasaporte oficial que los usen para acceder a las ciudades marroquíes ocupadas de Ceuta y Melilla", y les recordaba que deben usar otros puntos fronterizos para salir o entrar al territorio.

Censo de porteadoras

Pese a la negativa de Marruecos, desde Delegación de Gobierno apuntan que este mayor control de los pasaportes en las entradas a las ciudades españolas de Ceuta y Melilla coincide en el tiempo con las labores de censo que viene realizando la policía marroquí en el paso de mercancías de Tarajal II. En los últimos días, las autoridades marroquíes están realizando fotografías alas porteadoras y porteadores que cruzan el paso habilitado para ellos.