FRONTERA

Marruecos suspende la repatriación alegando que Ceuta y Melilla inflan la cifra con menores e indocumentados

Marruecos suspende la repatriación alegando que Ceuta y Melilla inflan la cifra con menores e indocumentados
Frontera Marroquí cerrada.
Frontera Marroquí cerrada.  

Pende de un hilo la repatriación de los marroquíes bloqueados en Ceuta y Melilla tras el decreto de estado de alarma ante la pandemia de coronavirus COVID-19. Pese a que comenzara con el traslado de alrededor de 200 ancianos, mujeres y niños en Melilla, la operación humanitaria lleva paralizada desde el sábado, cuando tocaba el turno de los marroquíes atrapados en Ceuta. Las razones son todavía un misterio. Desde Delegación Gobierno en Ceuta siguen esperando un aviso o una explicación al respecto.

Según asegura la prensa marroquí y ya adelantó Ceuta al Día, el obstáculo ha surgido a la hora ese acordar el número de personas susceptibles de ser incluidas en esta operación de repatriación. Según asegura el diario marroquí Le360, Marruecos reprocha a las ciudades autónomas que estén inflando la cifra de marroquíes que deben volver a su país. “Para Marruecos, este número es de 420 personas, mientras que las autoridades de las presidencias ocupadas quieren eliminar 1.300”, explican. Para Rabat, son 140 personas las varadas en Melilla, mientras que las autoridades locales de la ciudad elevan la cifra a 600 personas, incluidos 200 que ya pudieron regresar este fin de semana.En el caso de Ceuta, donde la repatriación aún no ha comenzado, Marruecos cuenta con repatriar a 280 personas, mientras que en la parte española se calcula que son más de 700 personas. 

Una diferencia de cifras que se explica en que para Marruecos son “repatriables” solo aquellos que quedaron realmente atrapados en Ceuta o Melilla, aquellos que estuvieran por trabajo, en viaje de negocios o por motivos médicos, lo que dejaría fuera los transfronterizos alojados en albergues temporales, muchos de ellos migrantes en busca d una oportunidad para cruzar el Estrecho, personas sin techo o toxicómanos.

Marruecos rechaza la pretensión de las autoridades de las dos ciudades autónomas de incluir a las personas que se quedan ilegalmente en Ceuta y Melilla, que así juicio no pueden considerarse marroquíes atrapados en las dos ciudades a causa de Covid-19. Y es que tampoco Marruecos quiere a los inmigrantes ilegales y menores no tutelardos. Marruecos solo acepta a las personas que residen permanentemente en Marruecos y que estaban en las dos ciudades por razones de salud, turismo o negocios cuando se cerraron las fronteras.

Queda descartada la posibilidad —aireada por la corresponsal de El Español en Marruecos— de que el Reino Alauí hubiese paralizado el dispositivo de repatriación tras la detección de un caso de positivo por coronavirus COVID-19 entre los marroquíes trasladados el viernes desde Melilla.

Marruecos suspende la repatriación alegando que Ceuta y Melilla inflan la cifra con menores e indocumentados