CAMPAÑA

Más de 1.700 científicos rechazan las "mentiras" que usa Vox para cargar contra los inmigrantes

Más de 1.700 científicos rechazan las "mentiras" que usa Vox para cargar contra los inmigrantes
Ortega Smith, este jueves, en el Hotel Ulises.
Ortega Smith, este jueves, en el Hotel Ulises.  

Más de 1.700 científicos sociales de universidades y organismos de investigación han rubricado hasta primera hora de la mañana de este viernes un manifiesto para "hacer constar que muchas de las afirmaciones y consignas de Vox (y especialmente las más recientes) no se fundamentan en estudios que hayan sido analizados siguiendo principios y procedimientos elementales de la investigación científico-social, dando así pie a interpretaciones y extrapolaciones falsas y exageradas que en nada se asemejan a los problemas y realidades que nos rodean".

Los firmantes, entre ellos 15 adscritos a la Universidad de Granada (UGR), alertan de que "la estrategia de Vox de revestir con datos supuestamente objetivos y contrastados lo que es simplemente una agenda ideológica de nacionalismo extremo basado en la intolerancia, el racismo y la xenofobia", no solo "atenta, desprestigia y tergiversa el trabajo de miles de investigadores sociales", sino que "deteriora las bases de nuestra convivencia mediante el recurso insistente a la mentira y la distorsión de los datos existentes".

En el último gran acto de campaña de la formación de Santiago Abascal en Ceuta, con su secretario general, Javier Ortega Smith, y la candidata local al Congreso, Teresa López, como protagonistas, se pudieron escuchar distintas afirmaciones de ese tenor.

"¿Qué pasa con los MENA? Algunos tienen 38 años, pero bueno, son los pobres niños indefensos. Ya lo decía nuestro presidente contestando a la ministra, si son sus niños métalos en su casa, que no sé qué hacen fuera. [...] Es que resulta que luego no son tan menores, que muchos de ellos han venido de organizaciones militares, guerrilleras, que han participado en actos de delincuencia, terroristas", exageró el político madrileño, pues la Fiscalía solo ha apreciado diferencias de "hasta cuatro años" en favor de los jóvenes entre los resultados de las pruebas oseométricas que se les practican y su edad real.

Según López, “nosotros vemos la inmigración ilegal como lo que es, una invasión a nuestra patria. Ya estamos cansados de Boletines Oficiales de ayudas a extranjeros mientras que los españoles, nosotros aquí lo hemos vivido con los Planes de Empleo y con las ayudas al alquiler sin filtro, somos los últimos en acceder a esas ayudas si es que lo hacemos”. “Las listas de adjudicaciones de viviendas sociales", también dijo el secretario general de Vox, "son el 90% entregadas a inmigrantes ilegales o de hace 3 días a los que han regularizado y no han cotizado nada”

Para ser beneficiario de los programas de contratación de desempleados de este ejercicio se han exigido 4 años de empadronamiento anterior y para las ayudas a la vivienda, "poseer la nacionalidad española o residencia legal en España".

Esta última es una exigencia común en los procesos de concesión de ayudas públicas, pero Ortega Smith apeló a una limpiadora de sueldo nimio de Melilla para presentar a los indocumentados como mantenidos del erario público con cantidades desorbitadas: “Lo que debía hacer para tener más sueldo y ganar más dinero es saltar una valla, pisotear a la policía e insultarla y tendría una ayuda de 900 euros y la hipoteca de su casa la estaríamos pagando todos los demás. Esta es la triste realidad del español que se deja la piel todos los días”.

Para los firmantes del manifiesto, "sin duda, otros partidos y quienes intervienen en la esfera pública son en ocasiones poco cautelosos con la presentación o interpretación de datos y resultados de la investigación social", pero "el caso de Vox merece una referencia aparte porque es una estrategia calculada, sistemática y recurrente que parece imparable en estos momentos".