NUEVA DELEGADA

Mateos promete abordar "con determinación" y "receptividad" a ideas viables el problema de la frontera

Mateos promete abordar "con determinación" y "receptividad" a ideas viables el problema de la frontera
Salvadora Mateos Estudillo y Nicolás Fernánez Cucurull, este lunes, en la Delegación.
Salvadora Mateos Estudillo y Nicolás Fernánez Cucurull, este lunes, en la Delegación.  

"Esta tierra, Ceuta, se merece lo mejor y para eso hemos comenzado ya a trabajar". La nueva delegada del Gobierno en Ceuta, la socialista Salvadora Mateos, se ha comprometido este lunes tras tomar posesión de su cargo a “abordar con determinación la situación de la frontera” y ha subrayado que “la realidad de la inmigración es diferente aquí y en el resto de España”. Desde su punto de vista “no es una cuestión de efecto llamada sino de efecto huida, de huida de la desigualdad, de la pobreza y de la falta de oportunidades”.

Mateos, la segunda mujer que ocupa el cargo de delegada del Gobierno central en Ceuta tras la también socialista Carmen Cerdeira (además de a su "querida amiga y compañera, ejemplo vital y político", solo ha mencionado por sus nombres a Manuel Peláez, Ramón Berra y Francisco Antonio González Pérez), ha agradecido expresamente a los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado su “labor, entrega y compromiso” en la frontera, “fundamental para esta tierra”, y ha prometido que trabajará “hombro con hombro” con esos profesionales.

“Ceuta, por sus características especiales, que la hacen única junto a la ciudad hermana de Melilla, va a ser una de las prioridades del ejecutivo que preside Pedro Sánchez Pérez-Castejón”, ha augurado la nueva delegada, que en los años noventa fue la primera mujer consejera del Ejecutivo autonómico y con Zapatero fue jefa de la Oficina de Extranjería local.

Ante el presidente de la Ciudad, Juan Vivas; su antecesor en la Delegación, Nicolás Fernández; familiares, amigos, compañeros y un gran número de representantes políticos, sociales, militares y religiosos, Mateos ha puesto de relieve que “soy consciente de las dificultades y retos que entraña haber sido designada para ser la voz del Gobierno de España [y de las víctimas de malos tratos también] en esta mi querida ciudad: los asumo con responsabilidad pero también convencida de que desde el trabajo y el rigor y con una buena dosis de ilusión podremos contribuir a mejorar la actual situación de Ceuta”.

Mateos ha dicho que el de Sánchez será un Gobierno “progresista, con mirada de género y dispuesto a luchar por quienes más lo necesitan”. Comprometido con “la universalización de la Sanidad”, “la lucha contra la violencia de género”, la igualdad”, “el aumento de las becas a los estudiantes”, la dependencia y “la equiparación salarial de los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”.

Con una mirada más local, ha asegurado que “la política de puertas abiertas” será “la seña de identidad” de una Delegación del Gobierno como “la casa de todos y todas” desde “el diálogo, el respeto a la diversidad, el trabajo y el sentido común”. "Hemos venido a trabajar, a procurar hacer las cosas bien, a contagiar de nuevo ilusión y generar la confianza necesaria que nos posibilite poner en marcha nuevos proyectos y en este cometido contamos con las aportaciones que cada uno y cada una, desde vuestro ámbito, podáis plantear", ha insistido.

“Seré receptiva”, ha terminado, “a todas las opiniones, ideas e iniciativas cuya viabilidad nos permita poner en marcha las mejoras que nuestra tierra necesita porque todos y todas podemos aportar algo y necesitamos el esfuerzo de todos y todas”, ha concluido sin abandonar el “lenguaje inclusivo” que ha reivindicado porque “lo que no se nombra no existe y nosotras, las mujeres, existimos en la vida política y social de esta ciudad autónoma”.