MDyC, como Ciudadanos, aboga por retirar las concertinas de la valla fronteriza


MDyC, como Ciudadanos, aboga por retirar las concertinas de la valla fronteriza

- La formación de Hamed aboga por cumplir con los Derechos Humanos y ve en las declaraciones de Carreira "impertinencia" y "barbaridad"

- El partido de nueva formación cree que la posición del Gobierno defendiendo las concertinas es electoralista y sitúa a Ceuta como una ciudad presidio, algo inaceptable

El Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía de Ceuta (MDyC) ha abogado este domingo a través de un comunicado por retirar las “cuchillas” de la valla fronteriza de Ceuta, coincidiendo en su propuesta con lo defendido por el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, de forma reciente y posicionándose justo en el lado opuesto en el que lo hizo el Gobierno de la Ciudad Autónoma del Partido Popular el pasado viernes por boca de su portavoz, Emilio Carreira, quien defendió la necesidad de defender las fronteras y salvaguardar la integridad territorial del estado, también de los inmigrantes.

Para MDyC está muy claro que “ el uso de concertinas en las vallas es contrario a las leyes y vulnera los derechos humanos, puesto que ya se ha demostrado que las graves y horribles heridas que los cortes que provocan esas cuchillas en los cuerpos de las personas que se enfrentan a ellas, dan lugar a situaciones totalmente degradantes, inhumanas y de una gravedad extrema, provocando infecciones y llegando incluso a producir la muerte”.

Así la formación ha manifestado en el comunicado que “nunca apoyaremos que en nuestra ciudad se utilicen instrumentos de tortura, que lo único para lo que han demostrado servir, es para recrudecer aún más la situación de esas personas que dejando atrás toda una vida, se ven obligadas a enfrentarse a durísimos obstáculos durante su largo periplo hasta llegar a nuestras fronteras y que ya bastante tienen con ello”.

Esas declaraciones realizadas por Emilio Carreira son para MDyC “impertinentes” y “barbaridades” que demuestran que “al desgobierno de nuestra ciudad no le preocupa lo más mínimo el respeto a los derechos humanos y el respeto a la dignidad de las personas”, ha recogido la formación en un comunicado.

Para la formación la defensa del uso de las concertinas y la comparación de la valla con barrotes deja entre ver una visión de Ceuta, por parte del Gobierno, como la de una “ciudad presidio, algo que resulta del todo inaceptable”.

MDyC considera que “a la hora de tomar cualquier decisión, acuerdo o medida en relación con nuestras fronteras, ante todo, debe hacerse desde el máximo respeto a la vida y a los derechos humanos, y cualquier medida que se tome al respecto debe ser responsable”.

“La instalación de unas amenazantes cuchillas afiladas colocadas en unas vallas, en un lugar por donde intentan saltar las personas migrantes para acceder a nuestro país, no puede justificarse de ningún modo”, ha opinado la formación de Fatima Hamed.

La formación de Hamed se hace eco de las múltiples declaraciones realizadas por los propios migrantes y se muestran seguros de que “el uso de concertinas en las vallas, no tienen ningún efecto disuasorio frente a la inmigración, ya que las personas migrantes que llegan hasta la frontera, aunque se encuentren con unas concertinas, está claro que no darán marcha atrás en su intento por superarlas, aunque saben perfectamente que intentándolo arriesgan su vida y su integridad física; pero lo cierto es que llevan arriesgando su vida y su integridad desde que decidieron iniciar su proyecto migratorio”.

Por todo lo anterior, MDyC considera que “son unas declaraciones (las de Carreira) que no tienen cabida en un país democrático y que lo único que demuestran es una falta de sensibilidad y empatía a la hora de tratar un tema que consideramos que es tan importante como delicado: la política migratoria”.

MDyC prefiere hablar de inmigración “con responsabilidad” y “no con intención electoralista”. La formación considera que “el éxito de una política migratoria es buscar el equilibrio entre el respeto al derecho de las personas, es decir, el cumplimiento de la legalidad y el desarrollo de las funciones de vigilancia y custodia del territorio. Ambas cosas creemos que son totalmente compatibles por lo que, desde nuestra formación sociopolítica, censuramos cualquier intento de criminalización llevado a cabo por cualquier portavoz”.