MDyC pide una solución urgente al problema con Arasti Barca para que no lo sufran los trabajadores


MDyC pide una solución urgente al problema con Arasti Barca para que no lo sufran los trabajadores

- Duda de la veracidad de la deuda que el ICD mantiene con la empresa que gestiona los servicios en los polideportivos

- “No puede entender cómo, después de casi dos años de denunciar el problema, el señor Vivas sigue sin solucionar la situación”

El Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC) exige al Gobierno “celeridad” en la resolución del problema de Arasti Barca y el impago de sus trabajadores. La formaciónb recuerda quye ya en 2014 denunciaban que la empresa Arasti Barca ”llevaba dos años prestando el servicio de monitores de las piscinas municipales sin contrato y adeudándoles en ese momento más de un millón de euros”. “En mayo de 2016 sigue sin salir el concurso del contrato, una nueva muestra de la capacidad de gestión de la que presume el desgobierno del señor Vivas y que caracteriza sus quince años de desidia y dejación de sus funciones”.

En enero de este año la Junta Rectora del Instituto Ceutí de Deportes (ICD) aprobaba, gracias a la mayoría absoluta del Partido Popular, el reconocimiento extrajudicial de la deuda que el ICD tiene con la empresa Arasti Barca. Un reconocimiento que ahonda en otro problema, según MDyC, “la explotación por parte de la empresa Arasti Barca de los monitores y socorristas de las piscinas municipales una vez acabado el plazo de vigencia del contrato”.

“Esta incuria del Desgobierno del señor Vivas había provocado una deuda con la empresa que según el ICD ascendía a 1.533.186,38 euros y la posibilidad de que los trabajadores de la empresa pasen a la plantilla del ICD al haber demandado a la Ciudad por su situación laboral”, apuntan recordando que se solicitó la retirada del expediente del orden del día al entender que no cumplía con los mínimos requisitos legales de un procedimiento de reconocimiento extrajudicial de deudas. “En el expediente no existía ni un solo documento de la Intervención del Ayuntamiento en el que se valide la supuesta deuda del ICD con la empresa, lo que unido a la falta de explicación de las facturas pone en duda la realidad de la misma”, sugieren.

La deuda, según detallan desde MDyC, “que decía el ICD mantener con la sociedad mercantil” se divide en 1.404.056,39 euros, en facturas que van desde el año 2011 al 2015, el resto (129.130,10 euros) se corresponden con los intereses de demora que la legislación obliga y el acreedor ha exigido; lo que supone el 9,2 por ciento del montante de la “supuesta deuda” y que como tales intereses deberían contabilizarse en su oportuna cuenta y ser aprobados por la Intervención del Ayuntamiento.

“En el MDyC decíamos “supuesta deuda” porque no estábamos conformes con la liquidación que presentaban y así lo expusimos en la Junta rectora del 18 de enero de este año, al solicitar la retirada del expediente porque “comprende deudas desde el año 2011 al 2015 y la Junta Rectora de este organismo regularizó las deudas entre agosto de 2012 y octubre de 2013, por lo que dudamos que existan facturas de ese periodo”; porque, “aun admitiendo esos meses, los importes de las facturaciones de 2011 coinciden con las mensualidades que deberían facturarse”; porque entre los años 2014 y 2015 existen diferencias “cuando realizándose, según el informe técnico, las mismas actuaciones, no pueden variar las cantidades”; y porque, “si en el 2015 la piscina Lorena Miranda del Díaz Flor permaneció cerrada durante casi siete meses, no entendemos qué servicios se han facturado durante ese periodo”.

El MDyC “no puede entender cómo, después de casi dos años de denunciar el problema, el señor Vivas sigue sin solucionar la situación y provocando que sean los y las trabajadoras de esta empresa los que tengan que pagar las consecuencias de su incuria. Por ello desde el MDyC exigimos una rápida resolución del problema para que deje de afectar a la parte más débil: los y las trabajadoras de Arasti Barca”.