SEGÚN AVRAMOPOULOS

Los migrantes "pueden ser devueltos a un país de tránsito" como Marruecos, según la UE

Los migrantes "pueden ser devueltos a un país de tránsito" como Marruecos, según la UE
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

El comisario europeo de Migración, Asuntos Internos y Ciudadanía, Dimitris Avramopoulos, considera que "con arreglo a la Directiva relativa al retorno, los migrantes irregulares pueden ser devueltos a un país de tránsito en consonancia con un acuerdo o convenio de readmisión de la UE o bilateral" como el existente entre España y Marruecos desde 1992 que, en agosto, permitió al Gobierno socialista de Pedro Sánchez expulsar a Marruecos a 113 de los 116 migrantes que habían conseguido acceder a la ciudad el día antes con "violencia".

Según el representante de la Comisión Europea "los acuerdos de readmisión establecen procedimientos entre las autoridades competentes" y lo que debe es "garantizarse el pleno respeto de los derechos de los repatriados de conformidad con la legislación de la UE a la hora de aplicar tales acuerdos o convenios".

Así ha respondido al eurodiputado de Podemos Miguel Urban, que preguntó a la Comisión si considera "que el Acuerdo entre España y Marruecos cumple los requisitos de la legislación europea" y "qué medias plantea sobre su modelo de políticas migratorias, particularmente en la frontera sur".

Sobre la primera pregunta, la UE cree que "el acuerdo bilateral de readmisión entre España y Marruecos no incluye disposiciones incompatibles con el Derecho de la Unión y es, en cualquier caso, sin perjuicio de lo dispuesto en el Derecho internacional y de la UE".

"De conformidad con el artículo 4 del Código de fronteras Schengen, los Estados miembros están obligados a actuar dentro del pleno respeto de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y del Derecho internacional pertinente en materia de acceso a la protección internacional. Esto incluye", precisa Avramopoulos, "la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y, en particular, el principio de no devolución (artículo 7 del Código de fronteras Schengen), que exige a la guardia de fronteras que respete plenamente la dignidad humana".

Por otro lado, la Comisión "ha tomado nota" de las críticas expresadas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en su sentencia contra España por dos 'devoluciones en caliente' en la valla de Melilla y dice que "supervisa la situación a través de sus propios mecanismos de seguimiento y evaluación". La última evaluación hasta la fecha es la de Schengen de España en materia de fronteras, que tuvo lugar en septiembre y que abarcó las fronteras terrestres exteriores de Ceuta y Melilla. El 10 de octubre de 2018, la Comisión adoptó un informe comunicado al Parlamento Europeo pero confidencial.