CONVENIO APROBADO

La misteriosa intervención de la Ciudad disuelve la huelga de limpieza pública en 37 minutos

La misteriosa intervención de la Ciudad disuelve la huelga de limpieza pública en 37 minutos
Decenas de trabajadores de Trace, ante sus instalaciones de Benzú.
Decenas de trabajadores de Trace, ante sus instalaciones de Benzú.  

Una vez más, la misteriosa, por no explicada, intervención del Gobierno de Vivas ha evitado otra convocatoria de huelga de limpieza pública viaria en Ceuta. La que iba a comenzar este lunes a medianoche terminó casi antes de empezar aunque el acuerdo, en las mismas condiciones que se habían cerrado pero no suscrito el viernes, no se anunció hasta las 00.37 horas: un Convenio Colectivo con solo un año (2018) de vigencia y efectos retroactivos al 1 de enero con subida salarial del IPC más dos puntos porcentuales (en total, 3,2%) y otro día de asuntos propios retribuido más al año (5).

A las 23.30 horas, el secretario del Comité de Empresa de Trace, Juan Gutiérrez, explicaba a los periodistas en Benzú que desde las 22.45 horas estaban reunidos el Gobierno de Vivas y la patronal para acordar no se sabe o no se quiere decir qué. "Yo no sé lo que están hablando porque esto es una cosa de la patronal y de Comité de Empresa", ha alegado el sindicalista ante los periodistas antes de explicar que si el acuerdo no se finiquitó el viernes fue porque quedaba "algo por arreglar" entre los patronos y el Gobierno.

Lo que sí se sabe es que el Ejecutivo local contaba con que la huelga se pararía en el último momento. Al final la frenada se fue un poco larga y se estiró hasta las 00.37 horas, cuando terminó la reunión entre los sindicalistas y el representante de la empresa, Cecilio Castillo, que permitió poner negro sobre blanco un acuerdo que, de acuerdo con las explicaciones del propio Gutiérrez, ha sido posible gracias a que la parte social ha renunciado "al 80%" de sus peticiones iniciales.

Sea como fuere, los más de 200 trabajadores de Trace reunidos en una madrugada fría en Benzú han recibido entre vítores el acuerdo conseguido con "mucho esfuerzo y sacrificio" por sus representantes, según ha puesto de relieve Gutiérrez, cuyo sindicato, UGT, ha monopolizado el protagonismo en las conversaciones pero que a última hora no ha evitado repartir méritos también con CCOO y hasta con CSIF, los otros sindicatos con representación, pese a que este último ni siquiera apoyaba el paro.

Ahora falta saber qué ha prometido el Gobierno de Vivas, que en septiembre se comprometió a hacer un auditoría de la limpieza pública que oculta desde entonces. Al menos por dos veces, con Urbaser y con Trace (sin ir más lejos, por el 1% de subida de 2017), su empeño en engrasar acuerdos ante amenazas de huelga han acabado generando reclamaciones judiciales o no para que la Administración termine haciéndose cargo directamente de mejoras retributivas en el servicio.