BONIFICACIONES POR EMPLEO LEGAL

Los negocios fronterizos pagarán a casi 50 euros por metro cuadrado y año la factura municipal del Tarajal

Los negocios fronterizos pagarán a casi 50 euros por metro cuadrado y año la factura municipal del Tarajal
La nueva tasa afectaría a todos los negocios asentados en el entorno fronterizo.
La nueva tasa afectaría a todos los negocios asentados en el entorno fronterizo.  

El Gobierno de Ceuta quiere que los dueños u ocupantes de los más de 100.000 metros cuadrados de negocios ubicados en los cuatro polígonos del Tarajal, la carretera del mismo nombre, la avenida Martínez Catena, la barriada de La Almadraba, Loma Rubio y Arcos Quebrados se hagan cargo de la factura de casi seis millones de euros al año que en concepto de seguridad, limpieza y control fiscal genera para la Ciudad Autónoma la zona fronteriza.

La propuesta que piensa llevar al Pleno pasa porque lo hagan a través de una nueva Ordenanza Fiscal Reguladora de tasa “por la prestación de los servicios extraordinarios que ofrece la Ciudad” a esos locales y establecimientos, que si la norma prospera tal y como está redactada deberán hacer frente cada año al pago de 48,7 euros por metro cuadrado de “local o establecimiento afecto al ejercicio de actividades económicas” ubicadas en los espacios enumerados anteriormente.

El periodo impositivo “coincidirá con el año natural” y la tasa se devengará “en el momento de iniciarse la prestación de los servicios”. La Administración quiere que se gestione en régimen de autoliquidación “durante el primer trimestre del ejercicio”. A estas alturas del año, la cuota tributaria de 2017 sería “el resultado de prorratear la cuota al número de días de vigencia de Ordenanza" una vez que supere todos los trámites parlamentarios.

La propuesta indica que no se concederán exenciones pero sí un régimen de bonificaciones que reduce a una cantidad simbólica la cuota a pagar por los empresarios con un mínimo de empleo legal. En concreto, el Ejecutivo local prevé conceder una bonificación del 25% de la cuota tributaria “por cada puesto de trabajo a jornada completa vinculado directamente afecto a la actividad empresarial que se desarrolle en el establecimiento o local correspondiente”. Tal circunstancia deberá acreditarse por el obligado tributario “mediante la presentación del documento de la Seguridad Social correspondiente”.

Cuando el número de trabajadores supere la cifra de tres el importe de la tasa será solamente de cien euros al año. A estos efectos “no se contabilizará” al titular de la ocupación. En el supuesto de que la actividad sea desarrollada por persona distinta del propietario del inmueble, esta bonificación le será aplicada a este previa acreditación documental ante los servicios fiscales de la Ciudad”.

 

El fiasco de la tasa sobre la prendería

En febrero del año pasado el Ejecutivo de Vivas ya planteó la creación de una 'Tasa por la prestación del servicio de racionalización, ordenación, control del transporte continuado de determinadas mercancías y gestión de ciertos plásticos' para gravar “la prestación del servicio consistente en la ordenación, verificación y control del volumen, cantidad y/o peso” de “prendas y complementos de vestir y sus partes, mantas, ropa de cama, mesa, tocador o cocina, artículos de tapicerías, calzado, sombreros y demás tocados, que cumplan alguna de las condiciones siguientes: tener señales apreciables de uso o presentarse a granel, balas, sacos, bolsas, fardos o acondicionamientos similares”.

El plan pasaba por cobrar 0,15 euros por cada klogramo de ese tipo de mercancías pero el proyecto terminó quedando para siempre en un cajón.

Su objetivo también era “financiar parcialmente” la prestación de servicios “de diversa índole” que lleva aparejado “el transporte de determinadas mercancías en régimen de viajeros a través de los espacios aledaños a la frontera con el Reino de Marruecos”.