MEMORIA AMBIENTAL

El nuevo PGOU renuncia a urbanizar más el Hacho y orienta el crecimiento de Ceuta hacia el Príncipe

El nuevo PGOU renuncia a urbanizar más el Hacho y orienta el crecimiento de Ceuta hacia el Príncipe
Imagen de la ciudad desde el Monte Hacho.
Imagen de la ciudad desde el Monte Hacho.  

El equipo redactor del nuevo PGOU de Ceuta se ha inclinado, una vez estimadas parcialmente las alegaciones presentadas tras la exposición pública del documento aprobado inicialmente por el Pleno, por “reducir el ámbito de suelo urbano en la falda del Monte Hacho” y por “aumentar la superficie de suelo urbano en el entorno del Príncipe Alfonso en ámbito de suelo de titularidad municipal que procede de actuaciones de transformación de urbanización ya ejecutadas de acuerdo con el planeamiento en vigor y ejecutado conforme al proyecto de urbanización de la barriada”.

Según la Memoria Ambiental elaborada por la Ciudad y el Ministerio, como consecuencia de la reducción de suelo urbano en la falda del Monte Hacho se ha incrementado la superficie de suelo urbanizable y se mantiene la superficie protegida “con una nueva delimitación más acorde con la cota paisajística de protección de la fortaleza del Hacho”.

Esta alteración de las clasificaciones tiene como como reflejo una nueva delimitación en el ámbito de la parcela de las Lanzas de forma que, como consecuencia de la aceptación de la alegación del Ministerio de Defensa, se ha excluido del suelo urbano la propiedad militar, que ha sido recatalogada como suelo no urbanizable común, tal y como se encontraba en el PGOU de 1992.

La concreción del modelo de ciudad en términos de clasificación de suelo se ha basado en “criterios de utilización racional” y en “potenciar” las dos “oportunidades” detectadas en la ciudad. Se trata, por un lado, de “la existencia de grandes zonas de suelo clasificado como urbano que no se ha desarrollado plenamente o sobre las que, estando actualmente ocupadas por instalaciones militares, existe una previsión de desafección en el marco de los posibles convenios de suelo con el Ministerio de Defensa con el fin de destinarlas a usos dotacionales”.

pgou suelo

Por otro, la existencia de “zonas muy significativas del patrimonio natural” que se quiere “preservar y potenciar como valores al servicio de la ciudadanía con la vocación de configurarse como ámbitos de esparcimiento y proyección turística que ello trae aparejado”.

Como consecuencia de la aceptación de la alegación del Ministerio de Defensa, se ha excluido del suelo urbano la propiedad militar, que ha sido recatalogada como suelo no urbanizable común, tal y como se encontraba en el PGOU de 1992

La aplicación de esos dos criterios previos ha definido cuatro “líneas maestras” para la delimitación de las clases y categorías de suelo:

  • Priorización de la utilización de las bolsas de suelo disponibles en el suelo urbano con carácter previo a la clasificación de suelo urbanizable, es decir, el planteamiento de un criterio centrípeto de crecimiento frente al habitual crecimiento centrifugo.
  • Análisis pormenorizado, en cuanto a su vigencia y oportunidad de mantenimiento, de los ámbitos de suelo urbanizable previstos en el Plan General de 1992 y no desarrollado.
  • Protección medioambiental y paisajística de las zonas especialmente relevantes, en concreto los ámbitos LIC-ZEPA (Calamocarro-Benzu y Acantilados del Monte Hacho) y su entorno así como el propio Monte Hacho.
  • Consideración del borde sudoeste (Tarajal-Loma de las Lanzas) como principal vector de expansión de la ciudad, en consonancia con las nuevas grandes instalaciones de Defensa (Base Única) e Instituciones Penitencias (nueva cárcel).

El documento aboga por ayudar a “generar una ciudad compacta que garantice la optimización de un recurso escaso en la ciudad como es el suelo”. Es “un criterio prioritario del Plan” el aprovechamiento en primera instancia del suelo disponible en el interior de la trama urbana con un escenario de “entorno a 60 viviendas por hectárea” como “un adecuado límite superior que evite la hipertrofia del suelo urbano”.

El eje Puerto-Frontera, "absolutamente necesario"

La ubicación de grandes infraestructuras de servicios urbanos incluye el eje viario Puerto-Frontera pese a que el Ministerio de Fomento lo ha dejado temporalmente en suspenso, ya que se sigue considerando “un elemento estructurante del Campo Exterior absolutamente necesario”. Es por ello que se ha previsto “una reserva de suelo para su implantación” que ha servido, a su vez, “como base para la ubicación de un gran polígono de actividades económicas en la vaguada del Arroyo de Benítez”.

El propósito del nuevo PGOU es, según los redactores, “perfilar un proyecto urbano para que Ceuta pueda ser una ciudad media dinámica, de elevada calidad urbanística y medioambiental, atractiva para vivir y que se constituya en una plataforma adecuada para la implantación de actividades”.

El documento aboga por ayudar a “generar una ciudad compacta que garantice la optimización de un recurso escaso en la ciudad como es el suelo”

La evaluación ambiental estratégica ha permitido “integrar los aspectos ambientales” y “corregir los posibles efectos ambientales negativos significativos de la aplicación del Plan desde la fase inicial del proceso de planificación”. En sus conclusiones se refiere que “garantiza la incorporación a la propuesta final de los criterios de sostenibilidad medioambiental ajustados a las exigencias de la normativa vigente y a los objetivos básicos formulados en los documentos de planificación estratégica y ambiental de aplicación en la ciudad”.

El documento da por hecho que “intenta solucionar los retos que plantean el aumento imparable de la población urbana, la crisis humanitaria, la construcción de viviendas con la posible atracción y desenvolvimiento de actividades económicas y productivas, las relaciones sociales, la pérdida de identidad cultural y las actuales repercusiones ambientales del cambio climático”. Igualmente estima que “también aborda dentro del ámbito local estos problemas desde su triple misión de la sostenibilidad social, económica y medioambiental”.