RECORTA LA PROPUESTA DE MDYC

El Pleno recupera las competencias de personal y grandes obras en un largo y tenso debate

El Pleno recupera las competencias de personal y grandes obras en un largo y tenso debate
Fatima Hamed, MDyC
Fatima Hamed, MDyC  
Tras dos horas de largo y denso debate, el Pleno de la Asamblea ha aprobado, a iniciativa de MDyC, derogar el acuerdo de 1995 que delegaba en el Consejo de Gobierno las competencias clave en recursos humanos y contratación, pero, a propuesta del PSOE, recortando la propuesta de Fatima Hamed, que se negó a votar la enmienda socialista.

Sesenta días, tres informes de la secretaria general, otras tantas reuniones de la Junta de Portavoces y muchos quebraderos de cabeza después, el Pleno de la Asamblea debatió al fin la propuesta de MDyC para derogar el acuerdo de 1995 que delegaba las competencias claves en el Consejo de Gobierno. Un debate clave que cambia parcialmente el escenario político y el reparto de poder, pero que no tuvo el alcance que buscaba la propuesta de MDyC y que secundaban Caballas y Vox.

Finalmente, tras una enmienda del PSOE a la que solo se sumó el Partido Popular, las competencias que vuelven al Pleno de la Asamblea se centran en "la aprobación de la RPT, la oferta pública de empleo que se incluirá en los Presupuestos de la Ciudad, las bases de selección de personal, el número de contrataciones y retribuciones del personal eventual y las remuneraciones complementarias de los empleados públicos"; así como sobre las operaciones que superen el 10% de los ingresos consolidados anuales de la Ciudad. Para ello establece una hoja de ruta que pasa por la reforma de los Reglamentos de la Asamblea y del Consejo de Gobierno, “para no crear vacíos legales”, cuyos trabajos arrancarían en el mes de septiembre.

Juan VivasPleno bizantino

Ese es el resultado final, pero el camino no fue precisamente sencillo ni tranquilo, repleto de roces, puyas, citas legales, referencias jurídicas y hasta discusiones bizantinas sobre la soberanía fragmentada. Tanto es así que hasta su resolución fue atípica, con hasta tres votaciones y la negativa final de MDyC a votar incorporando la enmienda socialista, al entender que desvirtuaba sin motivo la propuesta original.

Así, la propuesta de MDyC salió adelante por unanimidad, mientras que la enmienda del PSOE contó con el apoyo de PP y PSOE, el voto en contra de MDyC la abstención de Vox y Caballas. Un cruce de enmiendas, inédito en la Asamblea de Ceuta, que nunca se había enfrentado a un propuesta tan compleja, con dos enmiendas, una de ellas del proponente, por lo que se realizó una tercera votación que contemplaba la derogación del acuerdo de 1995 propuesta por MDyC, pero con la limitación propuesta por el PSOE, extremo que derivó en enfrentamiento y en la negativa de MDyC a votar de nuevo lo ya votado y aprobado por unanimidad en la primera votación. Finalmente, la tercera   última votación se resolvió con los 16 votos de PP y PSOE, la abstención de Vox y Caballas y dos votos no emitidos, los de los diputados de MDyC.

Enmienda constructiva o destructiva

Desde el PSOE, Manuel Hernández, al igual que el presidente Vivas,  insistieron en el carácter constructivo de la enmienda socialista, que solo buscaba “concretar” y garantizar que las competencias “vuelven al Pleno sin incurrir en nulidad de derecho”. Esto es, mediante la necesaria modificación de los reglamentos. “Hay un procedimiento reglado, comisiones informativas, acuerdos … Si no se hiciera eso se estaría prescindiendo del procedimiento legal”, observaba Vivas en la misma línea.

Una necesidad de “concretar” que no ve de igual modo la diputada y portavoz de MDyC, Fatima Hamed, quien presentó una auto enmienda para “abrir” la propuesta y plantear un plazo máximo de seis meses.  Plazo que, a la vista de la enmienda del PSOWE, apuntaba desde caballas Mohamed Alí no es necesario. “¿Para qué hay que reformar un Reglamento cuando ya hay una Ley?” se preguntaba de forma retórica.

Para MDyC, estaba en juego la capacidad de auto-organización y la devolución de unas competencias “hurtadas” al Pleno en 1995. Concepto, el de hurto, en el que abundaron también desde Caballas y Vox e incluso desde el PSOPE, que habló “usurpación”. “Nueve concejales no pueden decidir lo que hacen cn oel futuro de esta ciudad, es una cuestión que la entiende cualquiera, somos cinco grupos municipales diferentes, pero eso no ha sido asimilado”, argumentaba Fatima Hamed.

Mohamed Alí

Ayuntamiento o autonomía

Desde MDyC se insistió además que Ceuta “no es una autonomía”  y no se rige como tal como ya han recordado en varias ocasiones el Tribunal Constitucional, el TSJA. Argumento que rebatió Vivas recordando que hay una norma superior a las leyes de régimen local, el Estatuto de Autonomía de Ceuta. A lo que respondió Mohamed Alí: “Cuando les interesa funcionan como un ayuntamiento y cuando no sacan relucir el Estatuto de Autonomía”.  Debate autonomista del que se desmarcó Vox alegando que “no creemos en la España de las autonomías y no queremos ser comunidad autónoma”. Declaración ideológica que matizó el portavoz popular Carlos Rontomé, apuntando que el sistema autonómico “no es una cuestión de creer, es una realidad”.

Carlos RontoméCarlos Verdejo