"INCENDIARIO"

Podemos de Ceuta insta al delegado a dimitir por "mentir" sobre la entrada del lunes por la frontera

Podemos de Ceuta insta al delegado a dimitir por "mentir" sobre la entrada del lunes por la frontera
El delegado, durante una comparecencia.
El delegado, durante una comparecencia.  

Podemos de Ceuta ha pedido este miércoles a través de un comunicado a los medios que el delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull, dimita por "mentir" públicamente sobre las circunstancias de la entrada de 187 subsaharianos, la madrugada del lunes, por la frontera del Tarajal, cuando ligó a la "violencia" de los migrantes y a haber sido "arrollado" por ellos la fractura de tibia y peroné sufrida por un policía cuando en las imágenes de las cámaras de seguridad se ve que se la rompe en una mala caída tras intentar propinar una patada a un indocumentado que cruzaba el paso a la carrera.

La formación morada ha recordado que "tras la muerte de quince seres humanos en nuestras costas el 6 de febrero de 2014, tanto Delegación de Gobierno como Ministerio de Interior afirmaron y reafirmaron que en ningún caso los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad habían disparado pelotas de goma contra quienes se ahogaban en el mar. Incluso hubo insultos y descalificaciones hacia los colectivos que aquellos días reclamamos una investigación exhaustiva que esclareciese lo que había ocurrido".

"Entonces, diferentes grabaciones confirmaron que los entonces delegado del Gobierno de Ceuta y ministro de Interior nos habían mentido: sí hubo disparos pero ni dimitieron ni pidieron perdón y hoy la historia se repite, pues Nicolás Fernández Cucurull ha afirmado sin rubor alguno que los últimos migrantes que han entrado en nuestra ciudad lo han hecho 'con una actitud violenta que prácticamente ha arrollado a los agentes' y que 'prueba de ello es la fractura en la pierna de uno de los agentes”, ha contextualizado.

Para Podemos, "sin embargo, la grabación de lo sucedido desmiente al representante del Gobierno central en Ceuta: la lesión del agente no se produce por la actitud violenta de ningún inmigrante, sino por la actitud violenta del mismo agente, quien, al ponerse a propinar porrazos y patadas a quienes lo único que hacían era correr, tropezó y cayó al suelo".

El delegado debe irse, a su juicio, "en primer lugar, por mentir, porque la mentira no debe ser consentida en política y es algo que, por desgracia, hemos comprobado que el PP ha convertido en costumbre, sobre todo al hablar de refugiados o migrantes, precisamente dos de los colectivos más vulnerables y contra quienes parece que vale cualquier acusación".

En segundo lugar, "por su actitud irresponsable e incendiaria no dirigida a otra cosa que a la criminalización de la inmigración", algo en lo que han remarcado que coincide el director de Amnistía Internacional, Esteban Beltrán, que ha lamentado que las palabras de Cucurull “podrían contribuir a fomentar un discurso del odio y la xenofobia”.

"Nos avergüenza que, en plena crisis humanitaria a nivel mundial y viviendo en un territorio fronterizo, nuestros representantes, en lugar de contribuir al diálogo, a la tolerancia, a la interculturalidad y, en última instancia, al Derecho y la Democracia, prefieran echar más gasolina al fuego, dando munición a quienes, ante el sufrimiento causado por el expolio dirigido desde las elites políticas, financieras y económicas, ven la oportunidad perfecta para comenzar la batalla del penúltimo contra el último. Es algo que ningún demócrata debería consentir", ha terminado Podemos.