"NO SOMOS PODEMOS"

La Policía espera "cuanto antes" la orden judicial para sacar a los okupas de Huerta Téllez de inmediato

La Policía espera "cuanto antes" la orden judicial para sacar a los okupas de Huerta Téllez de inmediato
El asalto "masivo" comenzó la noche del domingo al lunes a las 3.15 horas.
El asalto "masivo" comenzó la noche del domingo al lunes a las 3.15 horas.  

El Gobierno de la Ciudad quiere que su respuesta a la fiebre okupa que levantó el asalto de la promoción de Huerta Téllez sea ejemplarizante y no dé pábulo a una sensación de "impunidad" de consecuencias imprevisibles. El Ejecutivo no quiere, por ejemplo, que nadie se atreva a construir en Ceuta por miedo a que "diez minutos antes de entregar las llaves" se encuentre con la propiedad usurpada.

Así las cosas, el portavoz del Ejecutivo local, Jacob Hachuel, ha explicado que desde el primer momento se sabe que la solución a este caso será "judicial". "Confiamos en la Justicia pero esperamos que sea lo más rápida posible para actuar vía policial con agentes de la Nacional y la Local sin dejar pasar ni un día", ha advertido el también consejero de Gobernación.

Todo está listo: "En el momento en el que un juez decida que entremos estamos preparados y no va a pasar ni un día más de lo necesario, aunque de momento no podamos actuar con la contundencia y la celeridad que a muchos nos sale de dentro", ha añadido. "Nosotros no somos 15-M ni Podemos ni Cuba ni Venezuela", ha dejado claro.

Hasta la fecha, según su opinión, compartida por "autoridades judiciales", la respuesta policial a la amenaza primero y realidad okupa después ha sido "impecable". Hachuel ha relatado que tuvo los primeros indicios "creíbles" de lo que se avecinaba la madrugada del sábado al domingo, cuando se destinó a dos furgones de la UIR a proteger las viviendas.

Como no pasó nada y al día siguiente corroboró que esas casas son "100% privadas", el operativo se desactivó. Los okupas entraron la noche siguiente "alrededor de las 3.30 horas" pero el consejero está convencido de que "si el operativo hubiese estado esa madrugada hubiera acontecido a la siguiente o a la otra: todo estaba previsto y planificado y se actuó con premeditación, nocturnidad y alevosía, como consta en muchos mensajes de Whatsapp detrás de los que hay números de teléfono y personas".

Cuando el vigilante de seguridad, desbordado, advirtió del asalto, los policías ya pudieron hacer poco o nada. "Entraron, tocaron a las puertas y nadie les abrió", ha recordado. Frente a las críticas, ha reseñado que las actuaciones de los agentes "no son iguales en todos los casos y lugares". "En el Pasaje Fernández, y no porque esté en el centro y la otra promoción en la periferia, los policías hicieron lo mismo, se les abrió, pidieron permiso para entrar, lo pudieron hacer y tras una larga conversación los ocupantes se fueron, no tuvieron que ser desalojados por la fuerza policial", ha distinguido.